Sorpresivamente, el PJ se reunió ayer en la misma presidencia del Concejo Deliberante.

Auza dejó un aporte personal al partido y dijo que la intención es “renovar” la banca en octubre. Escudero interpretó que ayer se dio “un gesto inédito” de unidad. Quieren un acuerdo local, más allá de las movidas bonaerenses. Frolik, de vacaciones.
Sorpresivamente, y eligiendo un lugar más que particular, el grueso del Partido Justicialista tandilense se reunió ayer en el despacho de la presidencia del Concejo Deliberante que, habitualmente, utiliza el radical Juan Pablo Frolik.

“Cuando hay un lugar vacío viene otro y lo ocupa” bromeó el secretario de uno de los concejales frentistas, en referencia a las vacaciones del abogado radical y a la elección de su despacho como sede del cónclave.

“Es porque estamos practicando” se sumó luego el presidente del PJ y legislador Raúl Escudero, cuando salió de la presidencia para encabezar junto al senador del FPV Néstor Auza un improvisado contacto con la prensa.

Sucede que ayer el legislador y ex rector de la Universidad Nacional del Centro le entregó al mutualista un “aporte personal”, para que en el partido recuperen parte de lo que dejó la transición.

“Este es un aporte para que el partido comience a generar lo que decidan las nuevas autoridades, porque si bien no acompañé a Escudero en la última interna, siempre dije que esas elecciones se hacen para elegir autoridades y luego cada uno debe acompañar” dijo Auza, seguido atentamente por Escudero.

Luego, el también presidente de Deportivo Santamarina describió que los fondos permitirán “conectar nuevamente la luz, el gas y el teléfono, para recuperar el partido como espacio para la participación que venimos proponiendo y por la que venimos apostando”.

En términos políticos, Escudero planteó que “esta reunión es algo inédito porque hace tiempo que no se daba y es un gesto del mensaje que queremos dar: nadie se salva solo con sus intereses personales y debemos comprender que la única posibilidad es pensar en la unidad desde abajo”.

Ayer no hubo anuncios oficiales en cuanto a la unificación de las bancas del PJ y el FPV, pero ya la confluencia entusiasmó a los justicialistas que se ven lejos de las movidas que se aceleran entre los peronistas que reportan a Néstor Kirchner y los que lo hacen hacia la dupla que integran Eduardo Duhalde con Felipe Solá, a la que ahora se suman Francisco de Narváez y Mauricio Macri.

Nadie niega nada ni se descarta en ninguna hipótesis.

“Creo que ahora vienen dos meses de definiciones –dijo Auza-. Mi intención es renovar, pero dije en su momento -y lo sostengo hoy- que tengo diferencias con el Gobierno respecto a su trato y su política hacia el sector agropecuario. Por eso, mi intención de ir nuevamente por una banca dependerá de que el partido me lo pida por entenderlo necesario y también de que en el oficialismo se contemple la posibilidad de disentir en algunos temas”.

Auza reiteró que evitar la sangría interna de cara a octubre es el único camino de revertir “20 años de derrotas como sucede en Tandil, y ése es el desafío que debemos asumir los que pensamos en una opción alternativa seria para la ciudad”.

Además de Escudero y Auza, estuvieron ayer en la presidencia del Concejo los concejales Carlos Mansilla, Facundo Llano, Carlos Calvi, Eduardo Ferrer, María Rosa Toncovich, Adriana Calvar, y Dora Scafoglio.

Comentá la nota