Sorpresivamente, Blockbuster se fue de Mendoza

Sorpresivamente, Blockbuster se fue de Mendoza
La cadena cerró su último local después de 15 años. Lo atribuyen a la piratería e internet. En setiembre había cerrado en Godoy Cruz.
Persianas bajas para los ventanales, dos largas cortinas de cartón para la entrada principal y algún cartel olvidado de las clásicas promociones semanales. Todo cubre la esquina de Patricias Mendocinas y Rivadavia de ciudad, donde hasta el domingo 10 funcionó la última sucursal en Mendoza de Blockbuster, que tras cerrar confirmó la salida de la cadena de alquiler de videos de la provincia.

Bastaba con detenerse unos minutos en el lugar para percibir no pocos rostros sorprendidos que al levantar la vista se topaban con la nueva realidad.

La multinacional estadounidense había desembarcado en la provincia en 1995 y el local céntrico fue su primer eslabón. Tiempo después sumó su segundo en Godoy Cruz (San Martín casi Maipú), que a su vez fue el primero en dejar de trabajar en setiembre de 2009.

Como suele suceder, desde las oficinas centrales de Blockbuster en Buenos Aires no quisieron dar precisiones, escudándose en política de la compañía. Pero trascendió que se trata de una "reestructuración", que por ahora sólo alcanza a Mendoza, atribuible al avance de la piratería, "que a nivel internacional gana cada vez más mercado", y la descarga de películas desde internet.

Tampoco hubo directivos que salieran a justificar lo repentino de la decisión. La única referencia, según una alta fuente consultada, fue a que "se aplicó sobre la marcha por cuestiones internas".

La misma fuente reconoció que la performance comercial era aceptable pero insuficiente como para evitar el cierre. "Aunque nos duele irnos de Mendoza, por la situación del país no queda otra que quedarnos con los locales que más nos redimen", fue la única explicación.

El destino de los empleados de la tienda céntrica también es una incógnita. Lo único cierto es que desde la mañana del lunes vieron cómo su lugar de trabajo se vaciaba para convertirlo en otro negocio más en alquiler. "No podemos hablar al respecto", se excusó la encargada del local al salir del mismo acompañada de dos de sus ahora ex subordinados.

Como uno más de los sorprendidos transeúntes, y más por ser inquilina habitual de los títulos de la cadena, Flavia se lamentaba al enterarse, aunque sin dejar de ponerle humor al asunto. "Empecé a venir acá después de que cerró el local de Godoy Cruz. Es raro: hace unos días me llevé un par de pelis, el movimiento de gente era el habitual y nadie decía nada de esto. Y bueno... igual mi DVD no está andando bien últimamente".

El cierre fue tan abrupto que muchos se enteraron cuando ya ni los tradicionales carteles de la marca Blockbuster quedaban a la vista. De hecho, en la web de Blockbuster Argentina aún figura Mendoza como una de las 56 sucursales que la compañía todavía mantiene en el país, aunque no se sabe por cuánto tiempo.

Comentá la nota