Sorpresiva salida de la recesión de Francia y Alemania

Ambas economías crecieron en el último trimestre y pusieron fin a un año de contracción
PARIS.- ¿Recuperación definitiva? ¿Optimismo pasajero? Después de un año en rojo, Alemania y Francia salieron sorpresivamente de la recesión en el segundo trimestre del año, aunque no consiguieron empujar, con ellas, al conjunto de la eurozona.

Las dos primeras economías de los 16 países de la eurozona registraron un crecimiento del 0,3% entre abril y junio, lo que puso fin a 12 meses de contracción, que representan el período recesivo más largo desde la Segunda Guerra Mundial.

"Las cifras son extremadamente sorprendentes: tras cuatro trimestres negativos, Francia salió, por fin, del rojo", se entusiasmó la ministra de Economía, Christine Lagarde.

Sorpresa total para Berlín y menos inesperada para París, esa recuperación tiene causas diferentes en ambos países. En Alemania, la coyuntura fue sostenida por el gasto privado y público, y las inversiones en la construcción. La balanza comercial alemana está en mejor estado, pero esto se debe a una fuerte reducción de las importaciones.

En Francia, en cambio, la recuperación obedece al despegue de la industria (creció un 1,1%), y más particularmente del sector automotor (un 5,6%, después de una caída del 9,7%), gracias a una prima al reemplazo de los vehículos viejos decidida por el gobierno. Esa tendencia repercutió en las exportaciones, que aumentaron un 1%.

"Es bastante probable que Europa se beneficie cada vez más con la recuperación de la economía mundial y que la fase más brutal del ajuste haya quedado atrás", reconoció Nick Kounis, economista del banco Fortis. Pero hablar de reactivación sería, tal vez, prematuro.

En el conjunto de la eurozona, la variación del PBI sigue siendo negativa (-0,1%). Esa cifra es, no obstante, mucho más optimista que la caída del 0,5% que vaticinaban los economistas antes de conocerse los datos de Francia y Alemania.

El comportamiento de las dos principales economías de la eurozona contrastan con los de Italia (-0,5%), Austria (-0,4%), Bélgica (-0,4%) y Holanda (-0,9%). En cambio, Grecia y Portugal crecieron (0,3%), mientras que España debería publicar hoy sus resultados.

Su banco central estima que el PBI se contrajo el 0,9%. En ese país, el más perjudicado por la crisis en Europa, la persistencia de la recesión impedirá contener rápidamente el desempleo, que alcanza al 17,9%. Fuera de la eurozona, la economía de Gran Bretaña se replegó el 0,8% en el segundo trimestre. El Banco Central no espera que el país salga de la recesión antes de 2010. Pero el mayor drama británico es la desocupación, que llega al 7,8%.

Sin euforia

Los buenos resultados parciales tanto en Francia como en Alemania no conseguirán, sin embargo, atenuar los efectos de la crisis, que continuarán pesando en ambas economías. Las estadísticas para el conjunto de 2009 dejan prever una contracción del 2 al 2,5% en Francia, mientras que en Alemania el gobierno prevé una caída del 6%.

"Los resultados parciales son alentadores, pero no hay razones para mostrarse eufóricos", advirtió Karl-Theodor zu Guttemberg, ministro de Economía alemán.

En Francia, las proyecciones inmediatas tampoco son optimistas. La capacidad de inversión de las empresas sigue retrocediendo, según el Instituto Nacional de Estadísticas, mientras que el mercado laboral se deteriora: este año se destruirán 591.000 puestos de trabajo y el desempleo llegaría al 10%.

Sometida a un aumento del de- sempleo, capacidades de producción excedentarias y condiciones de crédito relativamente restrictivas, la economía europea enfrenta aún serias dificultades, por lo que ningún responsable económico espera un retorno a un crecimiento sólido antes de la segunda mitad de 2010.

Fusión de Volkswagen y Porsche para 2011

* FRANCFORT (AFP).? El constructor automovilístico alemán Volkswagen, número uno de Europa, logró ayer hacer triunfar su proyecto para tomar el control de su rival Porsche, y se prepara para arrebatarle al grupo japonés Toyota el liderazgo mundial del sector. Las automotrices dieron el primer paso hacia una fusión de ambos grupos, que quedará terminada en 2011. Según ese acuerdo, Volkswagen adquirirá un 42% de Porsche por 4700 millones de dólares. Comunicados difundidos por ambos grupos precisaron que Porsche seguirá siendo una "marca independiente" y conservará su sede histórica cerca de Stuttgart.

Comentá la nota