Sorpresa en Venezuela: renunció el vicepresidente de Chávez

Es el general Ramón Carrizález, también ministro de Defensa. Dijo que se va por "razones personales" y también dimitió su esposa, titular de Medio Ambiente. En Caracas se dice que el presidente necesitaría un perfil más político ante la crisis.
El número dos del gobierno de Hugo Chávez, el vicepresidente y ministro de Defensa Ramón Carrizález -encargado en los últimos meses por su jefe de vociferar sobre un supuesto ataque militar de Estados Unidos contra su país, desde Colombia y la isla caribeña de Curazao-, oficializó ayer su renuncia al cargo, argumentando "razones personales". Se llevó consigo a su mujer -la ministra de Medio Ambiente- y anticipó que cualquier interpretación a su dimisión "es falsa y tendenciosa".

"La salida no se produce por ninguna discrepancia en decisiones de gobierno y cualquier versión distinta a lo argumentado para renunciar es falsa y tendenciosa", aseguró el ministro en un escueto comunicado de prensa forzado ante la ola de rumores en sectores políticos que desde el sábado hablaban de una supuesta ruptura entre Carrizález y el presidente venezolano, Hugo Chávez.

"Extraoficialmente se dice que hay una ruptura muy fuerte entre Chávez y su vicepresidente. Que hay discrepancias de por medio, dadas en que Chávez culpa a su segundo de a bordo de tener un mal manejo político ante los problemas internos. Según dicen, Chávez increpó a Carrizález, la semana anterior, por permitir que creciera el descontento interno y no ser más enfático en el mensaje de la amenaza de agresión foránea, que sirve para acallar las críticas", dijo a Clarín un periodista de un medio internacional acreditado en Caracas que requirió el anonimato.

El vicepresidente venezolano, de 59 años, es un coronel retirado que antes de ocupar el segundo cargo más importante en el gobierno bolivariano de Chávez, desde 2008, y ministro de Defensa desde marzo del año anterior, había sido ministro de Infraestructura y el de Vivienda y Hábitat.

El gobierno confirmó que aceptó la renuncia. Según la prensa venezolana, a Carrizález lo reemplazará en el ministerio de Defensa, el general Carlos Mata Figueroa, que se desempeñaba como jefe del Comando Estratégico Operacional.

"Chávez nombró a Carrizález en marzo de 2009 como ministro de Defensa por su condición de general retirado y su credibilidad y ascendencia sobre la tropa. En ese entonces, requería de mantener controladas a las Fuerzas Armadas y ese era su hombre de confianza para hacerlo", recordó a Clarín el analista colombiano Fernando Cano.

Cano, de la privada universidad colombiana del Rosario, añadió que "ahora las prioridades para Chávez cambiaron: necesita de un vicepresidente con un perfil más político".

"Ante los problemas de inseguridad, cortes eléctricos y el escándalo por el cierre de canales de televisión, Chávez necesita como segundo de a bordo a un verdadero operador político que le ayude a mitigar el impacto de tales medidas", opinó.

"Además, en el próximo mes de septiembre se realizarán las elecciones legislativas en Venezuela, cruciales pues se constituyen, sin lugar a dudas, en un duro pulso para medir el avance de su revolución y ahí se requiere de un co-equipero más comprometido, más férreo y fuerte en lo político y con mayor vehemencia política", precisó.

Según dijo a Clarín una fuente cercana al gobierno de Chávez, vía telefónica desde Caracas, "algunos creen que Chávez estaría pensando en nombrar al actual canciller Nicolás Maduro como su vicepresidente.

"Nadie como Nicolás (Maduro) ha demostrado lealtad, compromiso y su orgullo de pertenecer al ala más radical del chavismo. Es decir, si hay alguien que encarne ante el señor Presidente (Chávez) la consigna de 'Patria o muerte con él' es Nicolás y por eso muchos damos por descontado su nombramiento", enfatizó.

Venezuela decidió congelar sus relaciones con Colombia en julio de 2009 debido a un acuerdo suscrito entre Bogotá y Washington, que permite a Estados Unidos el uso controlado de al menos siete bases militares en el país sudamericano.

Comentá la nota