Sorpresa y rechazo empresario a las tasas por publicidad en Capital

El municipio salió a exigir el pago retroactivo al 2004. Hay deudas de hasta $15.000.
La crisis repercute en la rentabilidad de las empresas mendocinas sobre todo por la retracción de la demanda. Y para peor, los municipios no tienen en mente aliviarles la carga. A partir de este año el Municipio de la Capital, que es la jurisdicción con mayor cantidad de comercios en la provincia, indicó que serán mas exigente en el cobro de las tasas de publicidad y que los comercios deberán pagar las deudas que tienen por este concepto desde el 2004. Exigencia que despertó las críticas del sector empresario local.

Fortalecer los ingresos es también una de las premisas de los municipios para hacerle frente a la crisis. Desde hace años hay varios municipios que aplican y cobran la tasa de publicidad y propaganda (ver aparte), lo que no sucedía con el municipio de la Capital en donde sí estaba vigente, ya que data del año 1977, pero no se exigía estrictamente su cumplimiento.

Por este motivo, Alejandro Gallego de la Secretaria de Hacienda de la Municipalidad de la Capital enfatizó: "Haremos gestiones judiciales, como realizan los otros municipios, si los contribuyentes no pagan voluntariamente lo que deben en concepto de tasas de publicidad desde el 2004 en adelante. A partir de este año se comenzará a exigir su cancelación de manera más rigurosa porque es un recurso muy importante, ya que con éstos se mantienen en condiciones los accesos, la limpieza de la ciudad, entre otros".

Para facilitar el pago, Capital ofrece como alternativa a los contribuyentes un plan de pago para aquellos que cancelen antes del 31 de marzo, de esta manera los que tienen deudas de 5 años pueden regularizar su situación con una quita de capital por 2 años, lo que implicaría pagar la deuda sólo de los últimos 3 años. Sino se cancela la deuda antes de esa fecha, los contribuyentes deberán abonar el pago de los últimos 5 años.

En el caso de que la cartelería contenga publicidad de la marca del propio negocio, el comerciante es el que debe afrontar el pago de la tasa; mientras que si la publicidad expuesta en los comercios pertenece a otras marcas, son las empresas de origen las que se deben pagar este tributo. Y también los vehículos de repartos comerciales con publicidad deben abonar $15 por bimestre.

Gallego aclaró que "a partir del 2009 aquellas pymes que facturen menos de $150.000 por año estarán exentas de pagar el derecho de publicidad por los carteles propios sobre fachada".

"La última información que tuvimos es que se suspendió la tasa a la publicidad en la Capital, y como muchas pymes han sido notificadas últimamente por las deudas retroactivas, es que solicitaremos a la Municipalidad que nos brinde la información respectiva", destacó Marcelo Morales, vicepresidente de la Cámara empresaria del Centro (Cecitys).

Varias empresas locales de alarmas, heladerías, pinturerías, soderías, de alimentos, de bebidas, de tarjetas de créditos, son las que han recibido notificaciones de deudas retroactivas sobre tasas de publicidad y propagando desde la Capital, indicaron desde la FEM.

"En la intimación de pago que nos envían desde el municipio de la Capital indican un total de 3,3 m2 para tributar, que representan dos vehículos y 2 carteles, y significan unos $5.076 por año, y un total de $15.300 de deuda, ya que es retroactivo al 2006", reclamaron desde una heladería adherida a la FEM.

Los empresarios además se quejaron porque también tienen que hacer frente a las presiones tributarias de los otros municipios de la provincia, ya que varias pymes locales tienen sucursales en distintas jurisdicciones. Un empresario de Mendoza, que no quiso revelar su nombre añadió: "Desde el 2001 en adelante, pagar las tasas de publicidad en la provincia significan cerca de $1 millón, porque las sanciones y los intereses por los retrasos son además altos".

Hoy en la FEM habrá una reunión para debatir este tema y elaborar una propuesta frente a las intimaciones por deudas de hasta $ 15.000 que pymes locales tienen por tasa de publicidad.

Según advierten desde la FEM, es muy difícil equilibrar las cuentas financieras por la incertidumbre que retrajo el consumo, y si a eso se le suma la deuda que data de hace años por la tasa de publicidad la situación se empeorará.

Comentá la nota