Soria renunció indeclinablemente a la conducción del AMIC

Ante el resultado electoral del domingo Gerardo Soria tomó la decisión de renunciar "indeclinablemente" a la conducción del AMIC.
Lo comunicó a la comunidad a través de los medios de prensa leyendo una nota en su domicilio.

Dijo que durante ocho años estuvo acompañado por un grupo de "hombres y mujeres maravillosos" y dirigentes que se fueron conformando en "excelentes cuadros políticos", destacando "me han acompañado con la esperanza en transformar la realidad de los colonenses en un sentido positivo y auspicioso".

Luego dijo que no era el momento de determinar "el porqué de esa falta de relación entre los valores que encarna el AMIC y algunos sectores de la ciudad", pero los recordó, "la defensa del patrimonio de todos los argentinos, participación genuina de todos los sectores, la tierra, los recursos naturales, defensa del medio ambiente, ecología, defensa de la salud pública, respecto por el derecho de los trabajadores" entre otras cuestiones.

Señaló que todo el trabajo legislativo del AMIC está inspirado en esos valores, pero "evidentemente – sostuvo - hay sectores de la sociedad "que tienen otro orden de prioridades, tienen otra tabla de valores para medir y compensar el trabajo realizado". Luego sostuvo que dejaba el Partido debido a que "bastos sectores de la sociedad no entendieron el trabajo" y con el fin de que los dirigentes del AMIC "puedan hacer una evaluación de lo realizado y también para que elaboren una proyección sobre el futuro de la fuerza".

Luego sostuvo, "a mis hijos le podrán decir que su padre actuó alguna vez incorrectamente, que tuvo ideas pasadas de moda pero aún mis enemigos no podrán decir que me he quedado con algún dinero que no me pertenecía o que he traicionado alguna palabra dada". Se dirigió también a los vecinos, "que me acompañaron en todas las elecciones, y en forma especial el domingo pasado que confiaron en mí, votando con la más absoluta conciencia que no entiendan esta renuncia como una deserción", y tras ello dijo que más temprano que tarde los ideales que encendieron la esperanza del Amic en Colón alcanzaran los resultados buscados.

"Renuncio a la conducción del partido pero no a los ideales y propuestas en las que trabajé horas y horas para hacer más felices a los colonenses, por lo tanto, seguiré haciéndolo desde otro lugar más individual con los objetivos de siempre", aclaró a continuación.

Dijo que el futuro está en los principios nobles del AMIC a pesar de la falta de reconocimiento en las urnas, y que podrá caminar con la frente bien alta después de haber luchado por mejorar la calidad de vida de los colonenses".

Tras señalar que no fue una tragedia lo que ocurrió el domingo último, sostuvo "las cuestiones sobre las que trabajamos quedaron relegadas, los principios fueron sepultados, pisoteados". y remarcó que hasta que no sea revalorizada la honestidad y la ética no volverá.

Comentá la nota