Sonríe, el emir quiere hacer negocios

Sonríe, el emir quiere hacer negocios
Habrá reuniones periódicas entre los integrantes de una comisión mixta para agilizar el comercio bilateral. También avanzaron en convenios de ayuda científico-técnica y cultural. Después de tanta camaradería, se fueron a cenar al Palacio San Martín.
Ajena por un momento al "sainete" político que desató el todavía titular del Banco Central Martín Redrado, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se reunió ayer con la realeza qatarí para firmar acuerdos de cooperación económica y comercial.

La Presidenta recibió al atardecer en el salón Blanco de la Casa de Gobierno al jeque Hamad Bin Jalifa Al Thani y a su comitiva. Luego mantuvieron una audiencia privada junto al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández; y los ministros del Interior, Florencio Randazzo; de Relaciones Exteriores, Jorge Taiana; de Planificación Federal, Julio De Vido, y de Industrias y Turismo, Débora Giorgi.

En representación del emirato de Qatar, estuvieron además del emir, su esposa, Sheikha Mozah bint Nasser Al Missned, y una comitiva integrada por los ministros de Relaciones Exteriores; de Finanzas y Economía; de Estado de Cooperación Internacional del Ministerio de Negocios y Comercio, y directivos de empresas.

Durante el encuentro se firmó un acuerdo de cooperación económica y comercial, que prevé reuniones periódicas de los miembros de una Comisión Mixta. Más tarde, los funcionarios participaron de una cena de honor en el Palacio San Martín de la Cancillería.

El acuerdo firmado establece que la realización de reuniones de la comisión mixta entre los dos países deberá realizarse cada dos años, lo que permitirá alentar la búsqueda de mecanismos para lograr el incremento y la diversificación del comercio bilateral.

La misión comercial multisectorial a la capital de Qatar, Doha, el mes pasado, fue organizada por la Cancillería con ese fin, ya que las relaciones comerciales y de cooperación económica no reflejan las grandes potencialidades que podrían alcanzar respectivos mercados, según la Cancillería.

El aumento de la cooperación científico-técnico y cultural fue otros de los puntos que abordaron los jefes de Estado y sus delegaciones, así como la promoción de las inversiones entre ambos países: la aplicación de capitales argentinos en Qatar y de capitales qataríes en la Argentina.

La visita del emir se realizó en el marco de una gira por América Latina, que lo llevará en los próximos días también a Brasil, Venezuela y Costa Rica.

La gira representa una oportunidad para ampliar la relación bilateral y aprovechar su considerable potencial, tanto desde el punto de vista económico-comercial como en cuanto al político y cultural. En ese sentido, la mujer del emir tiene previsto reunirse hoy con el ministro de Educación de la nación, Alberto Sileoni.

Fuentes de la Cancillería explicaron que, políticamente, la relación argentino-qatarí se encuentra actualmente en un buen nivel.

En marzo del año pasado, la Presidenta ya había participado en Doha de la Segunda Reunión Cumbre de América del Sur-Países Árabes (ASPA), foro que se reúne cada cuatro años con el fin de profundizar las relaciones económicas, comerciales y políticas.

Comentá la nota