Sonidistas de Callejeros no habrían sido revisados antes de entrar a Cromañón

Sonidistas de Callejeros no habrían sido revisados antes de entrar a Cromañón
Dos ex asistentes de la banda, que estuvieron en el boliche de Once la fatídica noche del 30 de diciembre de 2004, aseguraron que el portón por donde ingresaban los equipos fue clausurado meses antes de la tragedia
Dos sonidistas que estuvieron en el boliche República de Cromañón el 30 de diciembre de 2004 coincidieron este lunes en asegurar que no eran revisados cuando ingresaban a los recitales, y que el portón por donde ingresaban los equipos fue clausurado meses antes de la tragedia en la que murieron 194 personas.

Los testigos, que asistían al grupo Callejeros, abonaron las sospechas de la querella, en el sentido de que los familiares e invitados a los recitales de Callejeros no eran revisados, y habrían tenido responsabilidad en el ingreso de pirotecnia al local de Once.

Tanto Sebastián Menino como Ricardo Vázquez trabajaban en las consolas de sonido la noche de la tragedia, mientras que éste último admitió haber estado cerca del portón donde decenas de personas intentaban salir, pero se encontraba cerrado con candado y cadena convirtiéndose en una trampa mortal.

Vázquez reconoció que se acercó y vio cómo empleados de "seguridad" intentaban abrirlo pero que él no ayudó y se fue. El testigo dijo que era amigo de cada uno de los miembros del grupo Callejeros.

Las querellas no apuntaron sus sospechas a los dos sonidistas que trabajaban para una empresa que solía convocar el empresario Omar Chabán pero sus testimonios dieron cuenta de la posibilidad que otros allegados pudieron haber ingresado pirotecnia, facilitado porque no eran revisados.

Ambos recordaron que a mediados de 2004 ingresaron los equipos de sonido por un portón que conectaba la playa de estacionamiento del hotel Central Park 11 con Cromañon y que Chabán les había dicho que ya no lo podían usar más.

El empresario le dijo que "el sonido generaba mucho ruido para el hotel" y que por esa razón había sido clausurado el portón ubicado a la izquierda del escenario. En ese lugar, que estaba equipado con una barra antipánico murieron decenas de jóvenes, asfixiados con gases tóxicos y apretujados ya que el mismo se encontraba cerrado con cadenas y candado.

"Esa puerta no se puede usar más, así que olvídense", le habría dicho Chabán a Vázquez entre junio y julio de 2004.

Vázquez estaba ubicado en la consola del escenario, destinada al sonido de los músicos, y aseguró que en el mismo se habían colocado paneles de goma espuma. El testigo dijo tener "un recuerdo real" a partir de que comienza a incendiarse el techo y "se cae parte del panel al piso", en referencia a las placas de poliuretano encendido, y al ver que comenzaba a incendiarse el techo optó por abandonar el lugar hacia el garage. Recordó que cuando pudo salir vio a Chabán hablando solo diciendo: "Yo les dije, yo les dije", en alusión a la advertencia que había hecho respecto a la utilización de pirotecnia.

Admitió además, respecto del portón, que un asistente de Chabán le había aseguraron que una de las veces que habían intentado abrirlo "casi se cae" y que por esa razón lo habían soldado.

La presidenta del Tribunal (el cargo se lo alternan semanalmente los tres integrantes), María Cecilia Maiza anunció que los paneles acústicos instalados en Cromañón serán nuevamente peritados por especialistas del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) en Cromañón. Por esa razón, y al término de sus declaraciones, los dos testigos fueron conducidos a un despacho contiguo donde se encontraban los peritos del INTI, quienes le efectuaron distintas preguntas técnicas.

Comentá la nota