Sondean a porteños por la inseguridad

Desde hoy, el gobierno de Macri enviará notificaciones a 8500 hogares y, dentro de un mes, cien encuestadores harán las entrevistas
En medio de la inseguridad que tiene en vilo a los argentinos y del debate que ha provocado en los últimos días entre funcionarios y jueces, que no logran frenar la sucesión de hechos delictivos, el gobierno de Mauricio Macri realizará una encuesta de victimización entre los vecinos de la Capital. Esta determinará cuál es el nivel de inseguridad local y cuáles son las opiniones que tienen los ciudadanos al respecto.

A partir de hoy, el gobierno porteño notificará a 8500 hogares que han sido seleccionados para responder 113 preguntas y que, para ello, dentro de un mes pondrá en la calle a más de cien encuestadores de la Dirección de Estadística y Censos. Estos realizarán el relevamiento, tras acordar con cada vecino, de manera telefónica, el día y horario de la visita.

La encuesta está orientada a detectar, en primer término, qué porcentaje de la población ha sido víctima de la inseguridad -se entiende que de robos, hurtos, delitos sexuales, lesiones y sobornos, entre otros- y en ese caso, de qué manera se resolvió posteriormente el hecho. Además, la pretensión es conocer el grado de satisfacción de los ciudadanos respecto de las respuestas que le brindó el Estado.

"Esta será una herramienta de planeamiento y estrategia para el gobierno. Los primeros resultados saldrían dentro de tres o cuatro meses, pero la encuesta terminada estará para mediados de octubre. Además, permitirá que se tenga una real dimensión de los delitos en la ciudad. Si el gobierno nacional quiere los datos, se los daremos", dijo a LA NACION Guillermo Montenegro, ministro de Justicia y Seguridad porteño.

Serán relevados hogares de distintos barrios de la Capital y se abarcará todos los sectores socioeconómicos. La encuesta, que no es obligatoria para el vecino, se realizará tanto en zonas residenciales como en villas, inquilinatos y hoteles. Se espera relevar por lo menos entre 300 y 470 casos por cada una de las 15 comunas (unos 6000 casos en total) en la que fue dividida la ciudad. Sólo se entrevistará a personas mayores de 15 años y, según indicaron las autoridades, a cada vecino le demandará unos 40 minutos responder la encuesta.

A diferencia de un relevamiento realizado en 2007 (ver aparte), que fue financiado por el gobierno porteño y ejecutado por una universidad privada, este estudio se llevará a la práctica en su totalidad con recursos propios del Estado local.

Los alcances

La iniciativa fue aprobada por la Legislatura porteña por medio de la ley 2593, en la que se insta a realizar en forma anual una encuesta domiciliaria de victimización, percepción y evaluación, que sirva para identificar situaciones conflictivas en los barrios de la ciudad, especialmente las que preocupan en forma prioritaria a la población; para efectuar estudios comparativos de las estadísticas oficiales de criminalidad con la información recabada y las encuestas anuales de victimización, y para incorporar a la comunidad a las tareas de prevención del delito y la violencia.

"Más allá de la utilidad de conformar un mapa del delito con este relevamiento, también se conocerá qué es lo que la gente piensa sobre la inseguridad y cuál es la sensación que tiene hoy en día", dijo Montenegro.

Entre las preguntas que los encuestados deberán responder, y a las que tuvo acceso LA NACION, figura, por ejemplo, cuál es el principal factor que contribuye a generar mayor inseguridad en el barrio. Las opciones de respuesta son, entre otras: la falta de iluminación, de vigilancia, la existencia de casas tomadas o usurpadas, las villas de emergencia, las viviendas de inquilinato, los grupos de jóvenes, el consumo y venta de drogas, el asentamiento de indigentes.

También se plantean inquietudes tales como "¿Qué ha hecho para prevenir el delito?", "¿Se ha reunido con vecinos para dialogar sobre la inseguridad ?" y hasta "¿Tiene un arma de fuego en su domicilio?"

La encuesta de victimización es especial, pues no mide otros indicadores, condiciones de vida o hábitos, sino particularmente la relación objetiva y subjetiva de los vecinos de la ciudad con la seguridad.

El relevamiento, según sostienen la autoridades de la Capital, es un instrumento idóneo que se aplica en varias ciudades del mundo para obtener muestras y tendencias válidas que resultan más veraces que las cifras de denuncia o de intervenciones policiales y judiciales.

Antecedente

* En 2007, el gobierno porteño, que comandaba Jorge Telerman, llevó adelante una encuesta de victimización elaborada por el Ministerio de Gobierno de la ciudad, a cargo de Diego Gorgal, y la Universidad de San Andrés.

* El sondeo, sobre 24.000 personas, reveló que uno de cada cuatro porteños fue víctima de un delito durante 2006 y cuatro de cada cinco dijeron que ese hecho ilícito había sido serio o muy serio.

* En los barrios de la zona sur, según la encuesta, había crecido 33,7 por ciento el delito. Los barrios con mayor cantidad de víctimas fueron Villa Lugano, Villa Riachuelo, Villa Soldati, Nueva Pompeya, Parque Patricios, Barracas y La Boca.

* Recoleta y Palermo fueron los barrios donde menos delitos hubo en 2006, ya que afectaron a entre el 13,5 y el 18% de los vecinos.

Comentá la nota