SOMU y un principio de acuerdo

Infoglaciar - Después de dos meses de paro, los trabajadores enrolados en el Somu decidieron por mayoría, después de una larga asamblea, aceptar la oferta de 11 pesos por kilo de langostino y un aumento del 28% en el salario que hicieron algunos empresarios de la Flota Amarilla; por lo que en las próximas horas comenzarán a salir al mar los primeros barcos, con la expectativa de que paulatinamente acepten las condiciones el resto de las firmas.
El delegado del Somu en Rawson, Ricardo Soto, dijo que a la asamblea del miércoles «concurrieron más de 160 compañeros, y planteamos con Santibáñez que hace más de dos semanas nos venían proponiendo algunas empresas, 11 pesos más un 28% del sueldo garantizado del básico, y después va en los francos y aumenta todo».

Explicó que se aflojó un poco en la exigencia de 12 pesos el kilo, porque «son 250 afiliados que tenemos detrás nuestro, que por ahí nos lleva a tomar la decisión a nosotros como delegados de tratar de llegar a un acuerdo, destrabar este conflicto para que nuestros compañeros puedan salir a trabajar».

Reconoció Soto, que en la asamblea se decidió aceptar esa oferta por mayoría, con el compromiso de seguir negociando el 19% que se les descuenta, «para lo que esperamos el apoyo de los compañeros de Buenos Aires».

También admitió que el arreglo incluye en principio sólo algunas empresas, ya que «están dispuestas a firmar 5 empresas, más 5 barcos», es decir que del total de 78 barcos, estarían firmando 10, «pero eso no nos quita que los demás barcos sigan firmando. Acá lo importante es destrabar el conflicto y traer un alivio a la ciudad de Rawson», manifestó el gremialista, quien espera que de aquí en más, el resto de las empresas se vayan acoplando.

Apenas se firme comenzarán a salir los barcos, agregó Soto, quien comparó lo obtenido con los 8 pesos el kilo que se cobraba, lo que es un aumento bastante grande, más allá de que la postura nuestra era llegar a 12 y no se pudo lograr, aunque después, se va a negociar para arriba.

Finalmente, se lamentó por la falta de disposición de las firmas más importantes, y sostuvo que «uno no entiende por qué las empresas grandes son las más duras en firmar; son las que se están llevando todo el capital de la provincia y del país, y son las más duras para firmar». Sin embargo, expresó que eso a nosotros nos tiene sin cuidado, porque si no firman ahora van a tener que firmar en el transcurso de la semana.

Comentá la nota