"No somos un gobierno tornillo, que ajusta abajo y afloja para arriba"

"No somos un gobierno tornillo, que ajusta abajo y afloja para arriba"
Ante rectores y rectoras, Cristina se disculpó por la frase "poco académica". Defendió el incremento presupuestario para las universidades nacionales, contra las políticas de achicamiento de otras gestiones. Fue una alusión a los recortes que propició la Alianza.
Como parte de la campaña electoral, el gobierno nacional anunció ayer un programa de financiamiento para las universidades nacionales y anticipó la intención del Poder Ejecutivo de aprobar en poco tiempo una nueva Ley de Educación Superior. Desde el Salón de la Mujer de la Casa Rosada, Cristina Fernández de Kirchner dio a conocer los términos generales de las Políticas Educativas y el Programa de Apoyo para el Desarrollo de la Infraestructura para la Educación Superior.

Tras el anuncio, hizo un largo repaso por los números de la gestión Kirchner en materia educativa. Después, se refirió a los "gobiernos tornillo" e incorporó así un nuevo ítem al vademécum de frases memorables que dejará el kirchnerismo.

"A algunos pueden parecerles solamente cifras, pero hubo partidos, gobiernos y legisladores que creyeron que reducir el presupuesto a las universidades podía ser la salida al problema económico que tenía la República Argentina. Son una serie de gobiernos a los que yo llamo gobiernos tornillos, ustedes dirán qué poco académica la palabra. Tornillos porque son los que ajustan para abajo pero aflojan para arriba. De esos gobiernos tornillos hemos tenido muchos en las últimas décadas".

El anunció de Cristina coincidió con el lanzamiento de la campaña del Acuerdo Cívico y Social, que comandan Elisa Carrió, Ricardo Alfonsín y Margarita Stolbizer. La pantalla de C5N, de Daniel Hadad, fue la única que transmitió entero el discurso presidencial en Casa de Gobierno.

La señal Todo Noticias, del Grupo Clarín, decidió en cambió ignorar a la Presidenta y concentrarse en lo que sucedió en el teatro Gran Rex.

En su discurso, Fernández de Kirchner consideró "preciso tener el compromiso con las mayorías que requieren de universidades gratuitas" y afirmó que "son pocos los países que tienen esta calidad académica y gratuita".

Más adelante, señaló que hay que retribuir al pueblo "su inmenso esfuerzo para poder contar con casas de altos estudios gratuitas" y que se impone tener a la universidad como un instrumento para contar con mayor desarrollo económico". En el anuncio, la acompañaba la mitad de su gabinete.

Al infaltable ministro del Interior, Florencio Randazzo, se sumaron el ministro de Educación, Juan Carlos Tedesco; el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao; el ministro de Trabajo, Carlos Tomada; el ministro de Planificación, Julio De Vido, y el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini. En primera fila, la escuchaban rectores de las universidades nacionales de todo el país.

El presidente del Consejo Interuniversitario Nacional, Darío Maiorana, se mostró a gusto en la Casa Rosada. Remarcó que el Gobierno busca "encontrar soluciones de fondo a través de las palabras y los hechos" y sostuvo que la firma de las últimas actas paritarias "demuestran la voluntad del Poder Ejecutivo de ir jerarquizando y devolviendo la dignidad al salario universitario".

Como despedida, insistió en la necesidad de aprobar en el Congreso una Ley de Educación Superior, que repita los procedimientos de la norma que se aprobó durante la gestión de Daniel Filmus y que "fue el producto de talleres de trabajo". Y agregó: "Debemos hacer lo mismo para que no sea solamente el proyecto que un gobierno envía al Parlamento, sino que sea el proyecto que una sociedad asume como propio y lo pone en la caja de la democracia, en la caja del debate parlamentario a consideración de los distintos partidos políticos".

MÁS ACUERDOS. Cristina aprovechó la presencia del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, para anunciar que el gobierno firmará mañana un acuerdo salarial para el sector público nacional. Reconoció "la puja de intereses al discutir salarios" y dijo que "es preciso seguir el camino esencial del acuerdo, la conciencia y la responsabilidad".

Comentá la nota