SOMICA, una historia de controversias y escándalo

Las firmas investigadas por usurpación fueron las primeras socias del Estado.

La historia de SOMICA DEM y de la extracción de rodocrosita en Minas Capillitas está signada por las controversias y se caracteriza por los puntos oscuros. La polémica se reactiva con la reapertura de la causa penal por usurpación del predio de Minas Capillitas, perteneciente a Fabricaciones Militares, ya que Víctor Contreras SA y Minera Andina SA, las empresas sospechadas, fueron las primeras que firmaron contratos con SOMICA para explorar y llegado el caso explotar el área.

La inacción del Estado catamarqueño es notoria. Según la investigación judicial, las empresas asociadas originariamente a la firma de capitales estatales estuvieron dedicadas a la explotación de rodocrosita en territorio provincial entre 1991 y 2007 sin ningún tipo de control. El hecho de que estuvieran vinculadas contractualmente a SOMICA hace aún más sugestiva la pasividad del Gobierno. Es imposible que desconociera la situación irregular.

SOMICA es una empresa mixta creada en 1986, con el objeto de promover el desarrollo de la minería. El Estado contribuyó a su conformación con el aporte de capital de la zona minera de Cerro Atajo, lo que constituyó el 51% del paquete accionario, en tanto que el 49% restante sería aportado por el sector privado, que terminó siendo Víctor Contreras SA y Minera Andina.

Sin embargo, como los socios privados nunca realizaron ningún aporte, en 1997 el Gobierno de Arnoldo Castillo tomó la decisión de recuperar el área de Cerro Atajo cedida y disolver la firma. Esta determinación fue avalada posteriormente por un dictamen de la Corte de Justicia.

Pero en 2004, mediante decreto, el Gobernador Eduardo Brizuela del Moral dispuso reactivar la sociedad. La reactivación de una empresa disuelta fue cuestionada por la existencia una sentencia de junio de 2002 en la que la Corte de Justicia declaró la nulidad absoluta e insanable de la constitución de SOMICA DEM y dispuso la restitución al patrimonio de la Provincia de la mina de Cerro Atajo.

En las objeciones a la reactivación de la empresa se consignaba que la justicia penal investigaba los contratos de exploración con opción a explotación firmado por SOMICA DEM con la empresa de Víctor Contrera y Minera Andina.

En febrero de 2008 comenzó una nueva etapa a partir de la firma de un acuerdo entre SOMICA DEM y Fabricaciones Militares.

El presidente del directorio de la firma, Raúl Doering, explicó que SOMICA es una sociedad de economía mixta de derecho privado. En la nueva etapa, el 51% sigue en manos de la Provincia y el 49% es de Minera Cerro Atajo, una sociedad anónima cuyo presidente es Eduardo Felipe Geaimo.

En la actualidad, la empresa tiene cuatro proyectos mineros en Catamarca, pero sólo uno está en su fase de explotación: justamente, la extracción de rodocrosita de Minas Capillitas que, igualmente, está tercerizada en manos de Minera Dolphin, empresa a cargo de la explotación y la comercialización.

CRONOLOGÍA

SOMICA DEM se constituyó en 1986.

El Estado provincial contribuyó a su conformación con el aporte de capital de la zona minera de Cerro Atajo, pero como los socios privados, Víctor Contreras y Minera Andina, nunca realizaron la inversión que les correspondía, el Gobierno decidió devolver el área al patrimonio provincial y disolverla.

La decisión política de la disolución fue tomada durante la gestión del ex gobernador Arnoldo Castillo y avalada por la Corte de Justicia a través de una sentencia del 21 de junio de 2002.

 El 30 de septiembre de 2004, el gobernador Eduardo Brizuela del Moral dispuso la reactivación de la firma y la intervención de la representación del sector público por seis meses. Posteriormente, fue designado presidente Raúl Doering.

Comentá la nota