La "solución" se fue por las ramas

Después de la reunión del gobernador y los autonomistas se acordó pedir un tercer informe a una universidad "neutral" para dar fin al conflicto. Chascomús, en estado de alerta
El sol del mediodía ofició de auspicio para la reunión entre funcionarios de la Provincia y representantes de los autonomistas de Lezama. Los de la localidad autonomista fueron una docena, los de la administración bonaerense eran menos en número.

Al principio, los hombres de la Casa de Gobierno estuvieron comandados por el ministro de Gobierno, Eduardo Camaño. La reunión fue pautada para las 12, pero arrancó cerca de las 12.30 sin el gobernador Daniel Scioli, ya que se encontraba viajando rumbo a La Plata desde Coronel Suárez.

Los automistas de Lezama estuvieron encabezados por el párroco local Juan Carlos Dizzanso, el autor del proyecto separatista Julio Alfonsín, autoridades de la Comisión Pro Autonomía y vecinos de distintas instituciones.

Una vez dentro del salón empezaron a correr los minutos. Según fuentes presentes en el encuentro, Scioli llegó cerca de las 13.30. Algunos dijeron que no se quedó "más de una hora", otros, contrariamente, manifestaron que estuvo más de sesenta minutos.

Lo cierto es que el gobernador no estuvo durante toda la reunión, se fue antes rumbo a Mar del Plata, y dejó la negociación en manos de Camaño.

Cuando finalmente terminó, los autonomistas se fueron sin hacer declaraciones. Sin embargo, trascendió que el gobierno ofreció encargar y pagar un tercer estudio de factibilidad a una universidad "neutral".

Hace tiempo, dentro del propio proyecto de ley de separación de Chascomús, Lezama había encargado un estudio a la consultora Terratorium, que daba la aprobación a la escisión del distrito de su partido.

Sin embargo, el municipio de Chascomús había encargado un estudio a la UNLP, y las facultades que lo hicieron sostuvieron que la separación desembocaría en una "pérdida de diversidad productiva" que "no resultaría conveniente para ambos partidos".

Si bien después de una asamblea, los lezamenses aceptaron el estudio de factibilidad, no conformes, le pidieron a Camaño que en lugar de realizarse un estudio por parte de la "universidad a convenir", se realice directamente un dictamen universitario en base a los datos de las consultas anteriores, "para así evitar demoras".

El ministro se habría comprometido a analizar esa propuesta y pidió a los autonomistas un plazo de 72 horas para poder responder.

La voz de Chascomús

En este escenario, desde el partido confían en que Scioli "siga cumpliendo su palabra y no legitime la autonomía de Lezama".

Igualmente, más allá de lo acordado entre el gobierno provincial y los autonomistas de Lezama, seguramente analizarán la posibilidad del estudio de factibilidad.

Muchos son los que sostienen que la política de la administración bonaerense debería ser "integrar" y no "dividir" y más en momentos de severa crisis económica.

Ante la falta de soluciones razonables por parte de la gestión sciolista, los habitantes de Chascomús están manejando la posibilidad de utilizar el mismo método que los separatistas: cortar rutas para evitar la división del partido.

El clima sigue latente y, más allá de las tres posturas, el escenario se tiñe con los negocios inmobiliarios que algunos representantes del sector político local harían si es que Lezama logra ser autónoma.

Comentá la nota