Solución a medias

En la tarde de hoy, aproximadamente a las 16,30 hs., los obreros de COINZA-CELCOSUR decidieron abandonar el corte de calles tras recibir una promesa en la que están obligados a confiar.
En la reunión con el Secretario de UATRE, los funcionarios municipales admitieron haber retenido el dinero que corresponde a certificaciones de pago firmadas a la empresa, pero no quisieron adelantar cuándo se les pagaría.

La Municipalidad recibió en enero pasado una suma aproximada de $ 400.000 correspondiente a una certificación de obra de fines del 2007 que debía ser entregado a las autoridades de COINZA-CELCOSUR.

Pero entonces, el Intendente Ugarte reclamó a la empresa que existían deficiencias de construcción y amenazó con no entregar el dinero hasta que estas no se encuentren terminadas.

A la actualidad, la empresa finalizó seis casas que están listas para ser inauguradas, y avanzó en los barrios de 43 y 60 viviendas, pero sólo pudo percibir $ 110.000 que afectó al pago de sueldos y compra de materiales.

Pero cuando el Jefe Comunal propuso a las autoridades de la constructora realizar otro pago parcial a los efectos de pagar salarios, éstos se negaron a recibirlo, reclamando los $ 290.000 pendientes "Puedo aceptar el pago en dos cheques, con una semana uno de otro, pero no que me paguen menos" decía a nuestro medio un alto ejecutivo de la empresa.

Sin embargo, ante la drástica medida tomada hoy por los trabajadores, las autoridades municipales se vieron ante una encrucijada, con el agravante de que no estaba el Intendente Ugarte para tomar una decisión.

Poco antes de las 16,30 hs., el Secretario de Gobierno Luis Rocco se acercó al lugar de la protesta y propuso al Sr. Grunauer que para el próximo lunes entregaría un cheque por $ 89.000.

Ello permitiría solucionar la emergencia salarial, pero no se acerca a los requerimientos de los empresarios.

Los representantes gremiales que se acercaron a terciar en el conflicto reconocieron que, ante un feriado y el inminente fin de semana, poco se podría lograr manteniendo la protesta.

Y, además, en la semana próxima el feriado de Semana Santa complicaría la situación.

Ante esto, sólo queda esperar a la semana próxima para saber si las autoridades municipales cumplen con su promesa, y si la empresa la acepta.

Y los trabajadores deben aguantar sin un peso hasta que esta encrucijada encuentre una salida.

Comentá la nota