"Por una solución concreta"

"Por una solución concreta"
Eran los referentes del "partido del campo", pero aceptaron formar parte del organismo que encabezará María del Carmen Alarcón. Los acusan de haberse "borocotizado". Aquí explican sus razones y admiten que pagarán costos a cambio de intentar obtener resultados.
Hasta hace unos meses, eran quienes convocaban a los cacerolazos en pleno centro de Buenos Aires, se sumaban a todas las protestas encabezas por las patronales del campo y hasta promovían la idea del Partido del Campo. Pero ahora algo cambió. María del Carmen Alarcón, ex diputada nacional, referente del Grupo Pampa Sur y hasta hace unas horas integrante del gobierno de Hermes Binner, acordó con el gobierno nacional encabezar la Secretaría de Integración Nacional, un organismo pensado para canalizar la negociación con los sectores del campo. Miguel Saredi y Mariano Pinedo son dos de los peronistas que la acompañan desde hace tiempo y ahora cruzarán el puente con ella. Dicen que la Mesa de Enlace "tuvo buena imagen pero pocos resultados", que en "determinado momento hubo un protagonismo mediático" y que lo que los productores quieren son resultados. La oposición salió a criticarlos. Más cautelosos fueron en la Mesa de Enlace. En una entrevista con Página/12, Pinedo asegura: "Es a todo costo lo que estamos haciendo, salvo que logremos destrabar el conflicto, sería una alegría enorme".

–¿Qué es lo que harán en el Gobierno?

–Hace tiempo vemos que hay un conflicto que no tiene final y lo único que se hace es profundizarlo con enfrentamientos. Y tampoco hay soluciones para el sector agropecuario. Pensamos que había que hacer algo para encontrarle una salida. Propusimos una metodología de trabajo, no una medida puntal: un ámbito institucional al estilo del ministerio de integración nacional de Brasil, un lugar en el que se identifican aspectos de un conflicto o de gestión trabados y tratan de ir eliminándolos.

–¿Como el negociador en un secuestro?

–También nos compararon con el bombero. La idea es buscar soluciones concretas para la producción, aunque puede ser de infraestructura o mejorar la eficiencia de una producción. Pero como éste es un conflicto particular, que se basa mucho en la perdida de confianza entre las partes, lo que queremos es recrear esa confianza y sólo se recrea con soluciones concretas. La idea es dar dos o tres soluciones, puntuales, de a poquito, porque no es mágico y que eso nos permita discutir temas de fondo en un ámbito de menos hostigamiento.

–¿Consultaron la propuesta con la Mesa de Enlace?

–No. La propuesta la hicimos en base a lo que venimos escuchando hace muchos días. María del Carmen Alarcón charla una vez por semana con entidades agropecuarias, productores y lo que nos dicen es que "está todo bien con los discursos, muchachos, pero queremos empezar a escuchar soluciones". Esa es una responsabilidad que uno tiene que asumir como representante político de lo que cree que está representando.

–¿Dice que la Mesa de Enlace no la asume?

–En un momento determinado hubo un protagonismo mediático o discursivo, más figurativo, en donde se buscaba el discurso político. Y cada reunión era con flashes, fotógrafos, conferencia de prensa. Nosotros tenemos una visión de la actividad gremial que tal vez es un poquito más de reuniones de negociación y no tanto de mostrar hacia afuera. Tal vez haya que pagar algún costo: los gremialistas pagan costos en cuanto a su imagen personal, no están buscando crecer como políticos.

–¿Ustedes creen que van a pagar un costo?

–Tal vez Hugo Moyano no tiene muy buena imagen mediática pero consiguió resultados para su gremio, lo que decimos nosotros es, como autocrítica, que acá hubo mucha buena imagen y poco resultado.

–La oposición criticó su acercamiento al Gobierno. Se habló de borocotazo.

–Sabíamos que esto tenía un costo. No especulamos y pusimos el cuerpo para resolver el conflicto. Hay un conflicto que los productores tienen que resolver y si todos nos dedicamos a decir lo políticamente correcto nos quedamos en el discurso. Para nosotros era mucho más cómodo quedarnos en el discurso, pegarle al Gobierno y cobrar lo que se pueda de eso.

–¿Se consideran piezas de ajedrez que gana el kirchnerismo?

–Sabemos los costos que pagamos, pero no queremos entrar en especulaciones. Es a todo costo lo que estamos haciendo, salvo que logremos destrabar el conflicto, sería una alegría enorme.c

Comentá la nota