Sólo dos provincias tendrán este año los 180 días de clase

A los paros docentes se agregó la gripe A
Sólo dos provincias, Chubut y Formosa, lograrán este año cumplir con los 180 días de clase previstos por ley.

A los paros docentes que sufrieron casi todas las provincias se sumó la gripe A para marcar un año escolar -que concluirá dentro de algunos días- en el que la asistencia a clases se vio interrumpida con inusual reiteración. Sólo por influenza, los alumnos dejaron de tener, en promedio, dos semanas de estudios. Si a eso se le suman las protestas docentes, en varias provincias se perdieron más de 40 jornadas de clase.

El panorama preocupa, además, por su repetición. El año pasado, sólo las provincias de Buenos Aires, al extender el calendario, y de Chubut completaron el ciclo lectivo obligatorio. El resto quedó en deuda, por los paros docentes.

La comparación de estadísticas deja al descubierto, además, que de un año a otro suelen liderar el ranking de las más castigadas por la falta de clases.

Este año, sin embargo, el panorama ya era complicado a poco de empezar el año. Cuando sólo había transcurrido casi un mes del inicio del ciclo lectivo, ya había siete provincias que no iban a poder cumplir con el calendario escolar, afectadas por una seguidilla de paros.

Casi a fin de año, las provincias que más días de clase perdieron en total son: Catamarca, con 49 días menos; Río Negro, 42; Neuquén, 41; Chaco, 36; Entre Ríos, 33; Santa Cruz, 31; Jujuy, 29; Santa Fe, 23, y la provincia de Buenos Aires, 20.

A través de fuentes provinciales y con datos del Ministerio de Educación nacional, LA NACION reconstruyó los días perdidos por la gripe A. Sin embargo, la cartera educativa afirmó no contar con información sobre días de clase perdidos por paros. Tampoco se respondió a la consulta sobre el panorama general de días perdidos en el país.

En pocas provincias se recuperaron en parte los días escolares con la extensión del calendario o por la suspensión de feriados. Por ejemplo, en Córdoba se resolvió la semana pasada extender las clases una semana más en diciembre, de forma de recuperar cinco de los 15 días menos de clases.

Stella Maldonado, secretaria general de la Confederación Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera), dijo a LA NACION que "si ponemos entre paréntesis la gripe no ha sido un año tan conflictivo". Consideró que hubo menos medidas de fuerza que los dos últimos años, pero que la gripe le dio una característica particular al año.

Las provincias en las cuales la pérdida de días de clases por paros superó a las pérdidas ocasionadas por la gripe A son Catamarca, Chaco, Entre Ríos, Buenos Aires, Jujuy, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Por otro lado, las provincias que al finalizar el año habrán perdido menos días son: La Rioja, con cuatro días y sin paros; Tucumán y San Luis, cinco jornadas y tampoco hubo paros; Córdoba y Mendoza con diez jornadas sin clases, y esta última sin medidas de fuerza docentes, y Santiago del Estero, Misiones y Salta, con once días que se restan de su calendario escolar.

Panorama repetido

Año tras año, las provincias que dictan menos clases suelen repetirse. Entre ellas, está Neuquén, que mientras el año pasado tuvo 15 días menos, en 2007 no sólo tuvo 53 jornadas perdidas por paros docentes, sino que en medio del conflicto, en abril de ese año, fue escenario del asesinato del maestro Carlos Fuentealba. Otras que se repiten son Entre Ríos, que perdió 18 el año pasado; Tierra del Fuego, que perdió 16, y Catamarca, con 12 días menos.

En la provincia de Buenos Aires ya totalizan este año once paros docentes si se cuentan los realizados la semana pasada, a los que se suman los nueve días menos por la gripe A. El año pasado se habían perdido ocho días por medidas de fuerza.

También los gremios docentes de la ciudad de Buenos Aires concretaron la semana pasada un paro por 48 horas, con lo que totalizan nueve jornadas perdidas por medidas de fuerza y nueve por la gripe. El año pasado la ciudad estuvo entre las jurisdicciones más castigadas, con 11 días de clase perdidos.

Este año, además, un fenómeno que se evidenció a raíz de la gripe A fue la desigual situación de los alumnos que concurren a escuelas públicas y privadas, ante los mayores recursos tecnológicos con los que estas últimas cuentan, y que les permitieron mantener un contacto más permanente con los alumnos y un seguimiento de los trabajos hechos en el hogar a través de Internet.

Comentá la nota