Sólo para disimular las penas

Envueltos en la irregularidad, River e Independiente jugarán hoy, a las 15, en Núñez; Fabbiani será titular
En otros tiempos, un clásico de este estilo, con tanta historia, seguramente, hubiese definido un campeonato a estas alturas de la competencia. Pero las cosas cambiaron de forma drástica para River e Independiente que hoy, a las 15, en el Monumental, sólo se preocuparán porque sus penas no se agudicen. Nada más.

Ambos atraviesan tiempos turbulentos, de marchas y contramarchas. River carga desde hace rato con la temprana eliminación en el Copa Libertadores y con el creciente fastidio de la gente con los jugadores. También se advierten los primeros rasgos de incertidumbre alrededor del director técnico Néstor Gorosito, que durante la semana tuvo un fuerte encontronazo con la prensa. Y aún resuena la dura caída frente Huracán por 4-0, el sábado pasado, en Parque Patricios.

En el aspecto futbolístico se destaca la vuelta a la titularidad de Cristian Fabbiani (foto). "Para jugar estos partidos se necesita mucha personalidad y el Ogro la tiene. Debemos ganar por la gente y, sobre todo, por nosotros. Este plantel se lo merece", comentó Gorosito.

Independiente tampoco encuentra el rumbo y, como River, intentará recuperarse de un duro traspié: la derrota contra Estudiantes por 5-1, el domingo pasado, en La Plata. La irregularidad exaspera al entrenador Américo Gallego, que otra vez hará varias modificaciones. Para ser gráficos, los cambios serán Diego Gavilán por Mariano Viola, Eduardo Tuzzio por Damián Ledesma, Guillermo Rodríguez por Juan Caracoche, Gastón Machín por Ricardo Moreira, Federico Mancuello por Hernán Fredes y Diego Churín por Leonel Núñez. "Tenemos cinco partidos para demostrar que esto se puede cambiar", aseguró Daniel Montenegro.

También generó un cimbronazo en Avellaneda la negociación con César Luis Menotti para la función de manager. Trascendió que su llegada se concretaría en las próximas horas y Gallego se molestó porque no estaba al tanto de lo adelantado de las conversaciones. El club, mientras, suavizó el tema y apenas reconoció charlas informales con el ex DT del seleccionado argentino.

Los momentos tumultuosos sacaron de cartel demasiado rápido a River y a Independiente. Aunque los aires de clásico se mantienen latentes.

Comentá la nota