Sólo se opuso un concejal Visto bueno del Concejo a la nueva tributaria y la tasa de la universidad

En Asamblea con Mayores Contribuyentes se modificaron los montos de Habilitaciones, Derechos de Construcción y Seguridad e Higiene. También se creó una contribución para sostener la Facultad de la UBA. Los cambios comenzarán a regir desde enero del 2010.
Ayer por la noche una Asamblea de Concejales y mayores Contribuyentes terminó de darle el visto bueno a la nueva tarifaria y fiscal que comenzará a regir dese el año que viene.

En ese mismo marco se aprobó la creación de una contribución por "servicios de educación", que irá destinada al sostenimiento edilicio del edificio del ex Instituto Carlos Pellegrini, en donde funcionará a partir de abril de de 2010 una sede de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA.

Tributos desfasados

El Concejo aprobó por unanimidad la reforma tributaria, que prevé subas en las habilitaciones que van de un 100% a un 310%, dependiendo de las actividades que se desarrollen. Además de ajustar otros ítems que, según el gobierno, se encontraban "desfasados". Lo que no se tocó es la tasa de Mantenimiento de la Vía Pública y Servicios Generales (ex ABL), que pagan los domicilios.

En principio se aumentaba el 310% en los básicos de todas las habilitaciones (se aplicaba un coeficiente de 3,1 según una de las variables del INDEC). Pero el texto del articulado establecía un ambiguo "hasta" un 310%, lo que dejaba en manos de la Comuna la arbitrariedad de decidir a qué rubro le aplicaban todo el coeficiente y a qué no.

"Cuando trajeron las modificaciones todo se elevaba un 310%, lo que nos parecía una locura, por lo que se modificaron hacia abajo y de hecho en los rubros más chicos logramos lo que pidió la Cámara de Comercio (SCIPA), que era no perjudicar a los negocios más chicos", explicó el edil denarvaísta Diego Ranieli, en diálogo con Pilar de Todos, quién terminó aprobando la medida.

En el caso de Seguridad e Higiene el Legislativo modificó la escala para calcular el tributo, que se paga en base a la facturación.

Además, se cobrará uso de espacio a las empresas que usufructúen los postes de tendido de cables, y se elevó en un promedio que va del 100 al 310% los montos de habilitaciones, dependiendo del rubro.

Servicios de educación

Otras de las medidas que aprobó ayer el Concejo tiene que ver con la creación de una tasa contribución para sostener la llegada de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA. Si bien el texto del proyecto refrendado hace referencia a que la tasa, que será voluntaria, se usará para servicios de educación terciaria, también menciona en el último párrafo a los talleres de oficio que se dictan en las escuelas municipales. Ese punto generó el rechazó del denarvaísta Ranieli, quien adujo que de esa manera "se dejaba la puerta abierta para que el dinero no sólo se gaste en la universidad, sino en las escuelas municipales". "Otra vez volvemos al mismo tema; hay una doble imposición tributaria", expresó Ranieli en diálogo con Pilar de Todos, ayer por la noche al término de la sesión.

El presidente de la bancada oficialista, Carlos Olivera, sostuvo a este medio que la mención a los servicios educativos que presta la comuna se debió al objeto de impedir impugnaciones del Tribunal, de Cuentas de la Provincia de Buenos Aires.

"No podemos crear una tasa o contribución si no existe una contraprestación. Y como se va a comenzar a cobrar en enero, pero las clases comenzarán fines de marzo o principios de abril, necesitábamos incluir esa modificación, porque el servicio de escuelas municipales sí ya se está prestando; pero la idea es la misma: que lo recaudado se destine exclusivamente a solventar la Universidad", aclaró Olivera.

Ranieli, de todos modos, señaló que la discusión de fondo no es la de qué destino se le da al dinero, sino quién lo aporta.

"De todas maneras el debate sigue siendo igual, y es que tenemos que lograr que tanto Provincia como Nación se hagan cargo de lo que corresponda y no que deleguen en los Municipios, que terminan agobiando a los contribuyentes", resumió el de Unión Pro.

La creación de la tasa recibió el visto bueno también de la edil de la Coalición Cívica Marcela Campagnoli, quién si bien se fijó en el punto de los servicios educativos municipales, también entendió que se hacía por una cuestión administrativa contable, ya que, confió, el dinero irá a parar al sostenimiento de la UBA o las carreras terciarias que lleguen a futuro.

La contribución, por la que se prevé recaudar unos 3,5 millones de pesos anuales, comenzará a cobrarse desde enero y establece montos bimestrales que van, según la categoría de vivienda y servicios que a ella llegan, 3, 6, y 8 pesos bimestrales. En el caso de los countries será de 10 pesos, mientras que se aplicarán montos que van de los 100 a los 1500 pesos a comercios, empresas e industrias, siempre cada dos meses.

Comentá la nota