Sólo con nuestros políticos, jueces y diez periodistas "olfa" de los multimedios se consigue

Sólo con nuestros políticos, jueces y diez periodistas "olfa" de los multimedios se consigue
Martín Redrado nunca dijo que "si hasta hoy me defendí, ahora paso al ataque" ni que "tengo la lista de los amigos del poder que compraron dólares" a Clarín pero a este diario, en medio de la pelea a todo o nada que libra con el Gobierno muy poco le preocupaba si el "Golden Boy" quedaba mal parado, ridiculizado frente a esa amenaza que nunca hizo.
Poco le interesó a ese pulpo mediático que se hizo gigante con la ley de medios de la dictadura representada por Jorge Rafael Videla, José Alfredo Martínez de Hoz y Albano Harguindeguy adjudicarle esa cita al que era, precisamente, encargado de controlar que no existieran operaciones con el dólar que pudieran hacer mella en el sistema financiero y económico de la Argentina porque Martín Redrado era ni más ni menos que el titular del Banco Central de la República Argentina, es decir, de la autoridad monetaria

Esto lo decimos más allá de si es cierto o falso –nosotros creemos que es cierto- que Néstor Kirchner haya adquirido dos millones de dólares en 2008 justo en tiempos en que los gurúes impresentables de los ’90 impulsaban corridas en la City y fogoneaban un clima enrarecido por la vía de cadena de correos electrónicos.

Sólo se consigue en nuestro país. Sólo con nuestros políticos, jueces y alrededor de diez periodistas "olfa" de los multimedios con un poder comunicacional enorme se consigue armar un desmadre con el Fondo del Bicentenario y la destitución de Redrado.

Un conflicto que en algún momento se fue de cauce pero que en algún punto tenía que ingresar en el terreno de la institucionalidad para que el Congreso, a través de la comisión Bicameral Especial se hiciera cargo, en principio, del tema de la remoción del ahora ex titular del Central.

La publicación de esa mentira por parte del "Gran Diario Argentino" el pasado lunes terminó por resquebrajar la imagen de Redrado. Pero que nos resulte creíble cuando dice "yo no dije eso" que publicó Clarín no es óbice para que nos parezca un personaje impresentable cuando convoca a una conferencia de prensa para anunciar su renuncia al BCRA antes de que se pronuncie la Bicameral, cuya convocatoria él mismo había reclamado para garantizar la "institucionalidad".

Una institucionalidad a la que a nadie le importa en la oposición porque a sus popes sólo les interesan los comicios de 2011 y más en una etapa en la cual van a contar (en realidad ya cuentan) con el más amplio respaldo de los medios líderes que van a vender carísima la derrota de su ley de la dictadura a manos de la Ley de Medios Audiovisuales de la democracia o Ley K si con el transcurso de los meses se cumplen las sospechas y vaticinios de los partidos de la oposición.

No perdamos de vista en qué lío institucional nos metió la tozudez de Cristina Fernández de Kirchner por no convocar ni informarle de antemano a Martín Redrado sobre los pormenores del Fondo del Bicentenario con el infantil pretexto de que quería la mayor repercusión posible de la medida de manera que quiso evitar que la sorpresa del anuncio se viera empañada por la filtración de lo que finalmente anunció aquel 14 de diciembre último.

Increíblemente, no contempló que no hacía partícipe de la iniciativa al titular de la autoridad monetaria de la que se iban a extraer ni más ni menos que 6.500 millones de dólares para crear el polémico Fondo. Sólo en la Argentina pasa que un/a mandatario/a cometa semejante torpeza más aún cuando existe una oposición agazapada que espera descubrir "la mosca en la leche" ante cualquiera de sus anuncios y, por otro lado, el peor de los ánimos revanchistas en los multimedios.

El Gobierno no aceptó la renuncia de Martín Redrado y todas las miradas están dirigidas a la Bicameral para ver qué resuelven Julio Cobos y Alfonso Prat Gay en el sentido de si ceden a la estrategia de los opositores que les exigen que provoquen un nuevo revés a CFK en el Congreso o al plan de Elisa Carrió que, alertada de que el vicepresidente votaría por la destitución preferiría que su "Lilito" y titular de la comisión de Finanzas en Diputados vote en contra de la misma para asestar dos golpes simultáneos, es decir, al Gobierno y a Cobos, su competidor para las presidenciales del año 2011.

Carrió da pena. En el último semestre protagonizó dos guiños al Grupo Clarín que la dejaron en ridículo y la exhibieron como una "arrastrada" de los multimedios con tal de obtener, a cambio, la cobertura de sus actos. En el primer guiño llegó a vociferar que "los hijos de Ernestina Herrera de Noble (la dueña y directora de Clarín) son nuestros hijos" y dicen desde el grupo empresario que se desenvuelven en Tacuarí al 1800 que la señora y Héctor Magnetto la maldijeron porque fue absolutamente inoportuna toda vez que la causa ingresaba en su parte más crítica y querían la menor difusión posible de los detalles de la misma.

El segundo guiño fue más infantil aún porque se dejó usar por el multimedios para pedir el juicio político (el segundo en dos semanas) para el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández para dar por válida como información un título catástrofe del gran diario argentino que, en realidad, fue una mera elucubración periodística al punto tal que esa conferencia de prensa pasó sin pena ni gloria en la cobertura para el resto de los medios. Y la teoría del colega Daniel Santoro pareció un manotazo a manera de bufón del rey para congraciarse con el grupo editorial del gran diario argentino.

Por su parte, la mitad de los dirigentes de peso de la Unión Cívica Radical está vislumbrando cómo se resquebraja la imagen del hombre del "voto no positivo" de la resolución 125 de retenciones móviles al campo porque está con un pie en el Poder Ejecutivo y quisiera insertar el otro en un frente opositor con o sin los radicales mientras que la otra mitad de la dirigencia ya comienza a prender velas al Padre de la Democracia, Raúl Alfonsín, cuya imagen y emblema debería iluminar a su hijo Ricardo Alfonsín que ya soltó un "y…si el Partido me lo pide...".

No nos vamos a tirar a la pileta respecto de lo que podría suceder con Cobos y Prat Gay el martes en el seno de la Bicameral. Porque vivimos en la Argentina y aquí puede suceder cualquier cosa. Hay que recordar que, es obvio, ya se conoce la postura del titular de la comisión de Presupuesto y Hacienda en la Cámara baja, Gustavo Marconato, que presentó por escrito a sus pares el viernes por la noche.

¿Qué se dice en la Rosada , Olivos y El Calafate? Que rumbo al 2011 Elisa Carrió aparece como la dirigente opositora que más arrima agua para el molino de los K con sus asonadas mesiánicas y poder destructivo y que Julio Cobos está quedando para propios y ajenos como sumiso frente a los embates de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Es imposible que el mendocino pueda resistir el embate K, de parte de la UCR , la Coalición Cívica, el Socialismo y el Pro, porque falta muchísimo para las presidenciales y en un semestre la política y en último término la opinión pública terminarán por fagocitárselo. Salvo que CFK cometa otra torpeza que vuelva a agigantar la imagen de su vice.

En la dirigencia opositora Margarita Stolbizer (titular del GEN) pareció dar en la tecla en su análisis de los entuertos políticos cuando advirtió que los K van a arremeter contra la oposición en el Congreso a los empellones y con una de las dos cámaras (el Senado) a favor.

Ya lo había advertido Carrió cuando el conflicto por el Fondo del Bicentenario y la remoción de Redrado parecía no tener salida y advirtió que había que ver si daban los números si ambos temas finalmente llegaban a converger en el Congreso y más de una vez recordamos el reto de Agustín Rossi una vez que finalizaron los comicios del 28 de junio del año pasado.

"Cuenten bien, porque se van a llevar más de una sorpresa", disparó el jefe de la bancada del Frente para la Victoria en la Cámara baja.

En el radicalismo, será durísima la tarea para Ernesto Sanz, afortunadamente -dicen en el centenario partido- el hombre más racional, inteligente y estratega ideal para los tiempos que vienen sobre todo a la hora de tener que hacer equilibrio para no caer en la trampa de la puja de Carrió vs. Cobos.

Siempre señalamos que existe una difusión de la información política y económica para la "gilada" mientras que la realidad parecería transitar por carriles subterráneos y muchas veces permanece oculta.

Pero que no se la difunda no quiere decir que no exista. Si estos conflictos del BCRA por Redrado y el Fondo del Bicentenario se hubieran dado en otras etapas el país hubiera estallado en mil pedazos como sucedió en 2001.

No está de más recordar que el dólar se mantiene estable, que el Merval oscila de igual forma que lo hacen los títulos en las bolsas de valores de la región y el riesgo país apenas si osciló a tono con la supuesta crisis.

Un conflicto que es agigantado por todos, con culpa inicial en el Gobierno que con CFK no cesa en su tozuda actitud de darse la cabeza contra un muro por atolondrada y, como dice Margarita Stolbizer, por insistir en su idea de llevarse por delante a todo el mundo a los empellones.

¡Ah! En los centros de veraneo celebran a gritos toda vez que pueden frente a los medios de prensa que la temporada registra un impresionante récord de asistencia de público y del consumo.

Pero el Gobierno deberá atender con urgencia una disparada de precios que se dio, principalmente, en el rubro de la carne. Una espiral inflacionaria que preocupa al ministro de Economía, Amado Boudou.

Mientras tanto, el martes, como periodistas avezados que somos, acudiremos a las 11 a la que será, tal vez, la última deliberación entre Gustavo Marconato, Alfonso Prat Gay y Julio Cobos, tema Redrado.

Parecemos monotemáticos pero el viernes, al cierre de la nota titulada Cobos dijo a NOVA que su posición adelantada por los diarios "corre por cuenta de los medios", escribimos: "Suena increíble, pero sólo en la Argentina se consigue. La suerte de Redrado ya estaba echada antes de constituirse la Bicameral. La Presidenta nunca dio marcha atrás con el DNU por el que lo destituyó como titular del BCRA y sin embargo la Bicameral desplegó su labor pese a que siempre –de antemano- había un final cantado.

Hasta el destituido presidente de la autoridad monetaria se prestó a este sainete, amenazó con no asistir al Senado cuando se lo invitó a comparecer ante el cuerpo deliberativo si antes la jefa de Estado no retiraba el DNU pero al final "arrugó" y se presentó para terminar de confirmar esta farsa".

Una del destituyente Eduardo Duhalde

La del estribo: El ex presidente interino y destituyente de presidentes democráticos, Eduardo Duhalde, hizo declaraciones en El Salvador en contra de los Juicios por la Verdad que se sustancian en la Argentina.

Frente a semejante y reprobable posición, la organización Herman@s de Desaparecidos por la Verdad y la Justicia repudió las recientes declaraciones y propuestas del ex senador y ex presidente Eduardo Duhalde, a la vez que también manifestó en contra de la utilización de armas prohibidas en la Policía Metropolitana.

"La memoria aguarda obstinadamente el momento para revelar la Verdad de lo acontecido. Por lo tanto, no es de extrañar que el ex senador y ex presidente Eduardo Duhalde tenga un especial interés por el olvido, pues entre aquellos hechos que construyen la memoria argentina de la represión están presentes los nombres de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, de cuyos asesinatos Duhalde es el principal responsable político.

En estos días, Eduardo Duhalde declara su oposición a los juicios por los crímenes del terrorismo de Estado. Lo hace desde El Salvador, en el mismo momento que el presidente del país centroamericano, Mauricio Funes, señala como responsables de crímenes de lesa humanidad a las Fuerzas Armadas salvadoreñas.

Duhalde, fiel a su oportunismo político, apuesta por la impunidad, más aún y para reforzarla, propone sumar a las Fuerzas Armadas Argentinas en la prevención del delito.

Es decir, propone contravenir la ley vigente que dice con toda claridad que las FF.AA. "no pueden participar en condición de fuerzas de seguridad".

Comentá la nota