Sólo 27 municipios prohíben venta de medicamentos fuera de farmacias

De las 257 intendencias de Córdoba, sólo el 10% redactó la ordenanza de adhesión a la Ley Provincial Nº 8302 que regula el funcionamiento de farmacias, droguerías y herboristerías. Ayer lanzaron un programa para erradicar la comercialización ilegal de psicofármacos.

Diecisiete años pasaron desde que la Legislatura de la Provincia de Córdoba aprobó la Ley Nº 8302 que establece el marco regulatorio para la comercialización y funcionamiento de farmacias, droguerías y herboristerías. Mucho tiempo más pasó desde que se planteó públicamente la gravedad que reviste la venta de psicofármacos en lugares no habilitados, sus consecuencias y hasta el número de muertos y enfermos que llegan diariamente a los hospitales de Córdoba a atenderse por intoxicación o abuso de medicamentos.

La lógica planteada en relación a la compra de remedios fuera de los cánones legales es una polémica, y ha llevado a distintas reparticiones provinciales y nacionales a crear dependencias específicamente abocadas a su lucha.

Sin embargo, de los 257 municipios de la provincia -que quedaron delimitados luego de culminado el censo de 2008-, sólo 27 adhirieron a la legislación que establece los parámetros y límites en cuanto al expendio de psicofármacos, lo que representa un 10 por ciento del total de ciudades cordobesas y un seis por ciento del universo de las 427 localidades.

Una vez promulgada la ley en diciembre de 1992, las distintas administraciones municipales debían adherir al estatuto provincial mediante ordenanza, "para que inmediatamente se creara en cada localidad un cuerpo comunal encargado de controlar el expendio de medicamentos, principalmente los de venta libre. Sin embargo, la mayoría de las jurisdicciones del interior desoyeron el pedido y no lo consideraron importante", explicó Marcelo Farri, presidente de la entidad.

Actualmente, sólo las localidades de Alejandro Roca, Alta Gracia, Bell Ville, Bialet Massé, Brinkmann, Capilla del Monte, Córdoba, Colonia Caroya, Corral de Bustos, Elena, General Levalle, Hernando, Italó, Jesús María, La Cumbre, Laspiur, Las Varillas, Río Cuarto, Río Tercero, Sampacho, San Francisco, Villa Carlos Paz, Villa Fontana, Villa General Belgrano, Villa Giardino, Villa Huidobro y Villa Nueva regulan el expendio de medicamentos.

Fuera de este listado quedan ciudades importantes como Villa María, Villa Dolores y Río Ceballos; y localidades turísticas como Santa Rosa de Calamuchita o Mina Clavero que reciben gran número de jóvenes durante la época estival, haciendo aún más imperiosa la necesidad de controlar la venta de psicofármacos teniendo en cuenta que muchos adolescentes los utilizan para preparar la famosa "jarra loca".

"Hoy, en la mayor parte de las ciudades de Córdoba, cualquier persona puede acceder a la compra de remedios en establecimientos que no deberían estar habilitados para la venta por no contar con un profesional capacitado para evaluar la adquisición de este tipo de productos. Este tipo de problemas se evidencian en la mayoría de los lugares en donde el índice de muerte por automedicación es muy alto", explicó Farri.

Uno de los principales problemas con que se encuentran actualmente los especialistas en salud es el de tener que luchar contra la falsa concepción que se tiene sobre los medicamentos denominados de "venta libre".

"Muchos vecinos creen que no está mal comprar aspirinas o Novalgina en una despensa porque se trata de medicamentos de «venta libre». Lo que la gente debe aprender que este término significa que se puede comprar ese psicofármaco sin receta, pero no fuera del sistema formal de farmacias", agregó el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Córdoba.

Comentá la nota