Sólo Guaymallén admitió que resintió la limpieza por la crisis

El departamento comandado por Alejandro Abraham recortó las tareas en calles y acequias. El resto asegura haber hecho reingeniería de personal y recursos físicos para sostener esa prestación.
Guaymallén, el departamento más poblado del Gran Mendoza, es la única comuna que admite que sus servicios de barrido y limpieza de calles y cunetas se han visto resentidos como consecuencia de la crisis económica.

El resto, es decir Las Heras, Godoy Cruz, Maipú, Luján y Capital, insiste en que su prioridad es mantener estos servicios y han apelado a distintas estrategias para "sostener" la calidad de las prestaciones.

Todos coinciden en que el principal problema al que se enfrentan es la cantidad de basura que los vecinos tiran en los cauces de riego. Muchos creen que de existir mayor conciencia ciudadana al respecto, podrían brindarse más servicios o incluso destinar recursos humanos y económicos a obras de infraestructura.

Reagrupar personal por edades para que rindan más físicamente, colocar tecnología en camiones para controlar recorridos y hasta incluso la reducción de obreros en las plantas son algunas de las estrategias a las que seis de las cinco comunas del Gran Mendoza echaron mano para no recortar los servicios de limpieza, un sector sensible al ojo el ciudadano común ya que lo afecta directamente.

Ante el pedido de este diario, desde el Municipio administrado por Alejandro Abraham, se informó que allí se destinan unos $30.000.000 al año para mantener la higiene urbana de su jurisdicción y que "sí se resintieron algunos servicios". Sin embargo, no fue posible obtener más detalles acerca de cuáles se vieron afectados y qué respuesta les dan a los vecinos ante la disminución.

En manos del Estado

Luján, Godoy Cruz, Maipú y Guaymallén son las únicas comunas en las cuales los servicios de limpieza de calles, veredas, acequias, baldíos y microbasurales está 100% en manos del Estado.

"Llevamos adelante un programa de optimización de recursos humanos y físicos para ajustar los gastos. Por ejemplo, el año pasado le instalamos a todos los camiones un sistema de seguimiento por GPS que nos ha permitido bajar en un millón de pesos el gasto en alquileres", explicó Humberto Mingorance, director de Higiene Urbana de Godoy Cruz.

Entre las múltiples estrategias aplicadas por esta Comuna, la que más se destaca es la división de los operarios por edades (de 18 a 35 años, de 36 a 45 y de 46 a jubilarse) para que las tareas que demandan mayor exigencia física las realicen los más jóvenes.

Luján, por su parte, cuenta con 1.100 obreros para atender su jurisdicción "porque limpiamos desde Vallecitos hasta El Carrizal", justificó el intendente Omar Parisi, quien explicó que "el ajuste lo hicimos el año pasado reduciendo personal y controlando al detalle el gasto de combustible".

En tanto Maipú se quejó por tener que asumir los costos de limpieza por tareas de otros, como Irrigación o Vialidad provincial, pero aseguró "no tocar el valor de las tasas", tal como expresó el secretario de Servicios, Eduardo Mezzabotta.

En manos de terceros

Del otro lado del mostrador se ubica Las Heras, cuyo proceso de limpieza y recolección de residuos está enteramente tercerizado.

El departamento liderado por el peronista Rubén Miranda prefirió este esquema de trabajo para ahorrarse el sueldo de unos cien empleados e invertir en vehículos que se adapten más a otras necesidades (camiones playos, por ejemplo).

La recolección de residuos sólidos urbanos y de contenedores está en manos de Lime, mientras que Ayasa se encarga de barrer y limpiar las acequias. A la primera Las Heras le paga $567.000, mientras que a la segunda le abona $290.000 por mes.

"No se ha resentido el servicio porque para nosotros es una prioridad", dijo Ángel Villegas, director de Delegaciones de esa Comuna.

En Capital

"Tenemos una parte del servicio tercerizada que comprende la limpieza del microcentro y la recolección en algunos barrios del Oeste, y el resto se hace por administración. La limpieza para nosotros es una prioridad", detalló el funcionario Gonzalo Frigerio, director de Higiene Urbana de Capital.

Las tareas tercerizadas están en manos de la Unión Transitoria de Empresas Santa Elena, que se lleva poco más de 13 millones de pesos anuales, mientras que la parte realizada por la Comuna demanda unos 16 millones de pesos más.

Comentá la nota