Sólo faltan la iluminación y señalización en la obra del cruce de rutas 16 y 89

Considerada por los expertos en seguridad vial como uno de los puntos negros, al igual que el cruce de rutas 16 y provincial 4 en Quitilipi, la intersección de dos rutas nacionales en Avia Terai, que une el corredor Bioceánico 16 con la ruta nacional 89, finalmente luego de fuertes reclamos y de una larga espera la obra en cuestión comienza a ser realidad, ya que solo falta la señalización e iluminación adecuada.

Las entidades intermedias de distintos puntos de la provincia, hicieron escuchar su fuerte reclamo para lograr la celeridad en la construcción, iluminación y señalización de la rotonda de ambas carreteras, teniendo en cuenta la gran cantidad de accidentes que se vienen registrando, muchos de ellos con consecuencias fatales.

La rotonda ya está construida pero falta la iluminación en ese sector, con un alto volumen de tránsito por rutas que unen el Chaco con Salta y Santiago del Estero y con el sur de Santa Fe.

Como para ilustrar más la situación, teniendo como referencia Sáenz Peña, quien transite por la Ruta 16 hacia el oeste se encontrará al atravesar la zona urbana de Avia Terai con una curva pronunciada y de inmediato una bifurcación en el punto donde esta arteria se conecta con la ruta 89.

Ese lugar ya se cobró un número importante de vidas humanas, incluso de quienes conocían de la existencia de ese sistema de "pianitos" que divide una de otra mano de la Ruta 89. Pero para quienes transitan en horario nocturno y desconocen la presencia de ese obstáculo, sumado a la escasa visibilidad e iluminación, atravesarlo con éxito será casi una cuestión de suerte. Y si bien al tomar la curva se disminuye la velocidad, el peligro sigue latente y se acrecienta para quienes circulan de noche en sentido sur-norte porque de repente se encuentran con la ruta dividida en dos y con señalización deficiente. A ello debe sumársele que aledaño al lugar se encuentra una estación de servicios.

Cruce peligro

El peligro cruce en Avia Terai en la que se unen las rutas nacionales 16 y la 89 (ex 94), lugar donde se registran numerosos accidentes muchos de ellos con consecuencias fatales y en la actualidad carece de señalización, iluminación y semáforos, por lo que sigue siendo motivo de preocupación de quienes transitan por ella.

La peligrosidad del empalme, donde literalmente no existe una rotonda sino una bifurcación de ambas rutas, agrega la falta de carteles indicadores como también de iluminación. "Uno viene, de Santiago del Estero como de Salta, y se encuentra de golpe con un peligrosísimo cruce", comentaba un viajante que semanalmente usa estas carreteras. Pese a estar incluida en el proyecto de obra malla Crema 536, este empalme de rutas es una deuda pendiente de hace décadas, por lo que es necesario, de manera urgente, ejecutar bacheo, iluminación, señalización, arreglo de banquinas y trabajos de desmalezado, ya que no existe mantenimiento de este lugar donde convergen vehículos no sólo de provincias del norte sino de países como Brasil, Paraguay, Chile, Perú y Bolivia.

Es una "Y"

Este cruce de rutas presenta una configuración geométrica muy peligrosa, dado que se trata de un empalme en "Y" que induce a los usuarios a realizar maniobras de entrecruzamientos complicadas, situación que se empeora por el alto volumen de transito, situación que se intensifica en la temporada de recolección de las producciones de soja, algodón, girasol, en la región, cuestión que fue expuesta en la Legislatura provincial años atrás por el diputado Oscar Dudik. La intersección aludida en la actualidad se encuentra en un estado de deterioro y con un mantenimiento mínimo, malezas y sin la adecuada señalización e iluminación correspondiente, al punto tal de que se hace extremadamente dificultoso el desplazamiento de vehículos menores, como así también, el que corresponde a las unidades de transportes de carga y de pasajeros. En este lugar, cabe recordar, se producen numerosos accidentes, muchos de ellos con consecuencias fatales.

Comentá la nota