"Sólo falta que venga Larrivey".

El Tigre espera que vuelva el Bati, aunque ya avisó: "Si no se da, buscaremos a alguien con sus características".
El quipo campeón no se toca. Ricardo Gareca sabe lo complejo que es poder mantener un plantel completo hoy en día y, por eso, se mostró contento y agradecido con los dirigentes de Vélez por "el sacrificio que hacen para que no se pierda la esencia del equipo". Sin embargo, el Tigre tiene una obsesión: Joaquín Larrivey. ¿Y si no llega? "Es muy factible que que se incorpore alguien nuevo", avisó el DT.

El deseo de Gareca no cambia. Quiere al delantero del Cagliari. Por eso no baja los brazos e insiste para volver a tenerlo. Aunque el tema no viene fácil. El Fortín quiere renovar el préstamo de Bati, pero el presidente del Cagliari, el dueño de su pase, cree que es un jugador fundamental para su equipo y por eso no lo quiere ceder. ¿Qué dice el punta? Tampoco duda: "A mi me gustaría volver a Vélez y tener una revancha". Pase lo que pase, en Liniers saben que el tema no puede seguir dilantándose y que hoy o a más tardar mañana tendría un punto final.

En caso de que el desenlace no sea el que Gareca espera, los dirigentes de Vélez ya saben que van a a tener que salir a buscar otro refuerzo. Y si bien el Tigre no quiso dar nombres propios ("no voy a puntualizar quién llegaría", dijo), sí aceptó que "buscaríamos a alguien de las mismas características, otro centrodelantero". Y no es casual, ya que además de Larrivey el equipo se desprendió de Nanni y sólo incorporó a Rolando Zárate, un hombre de experiencia y al que Gareca no tuvo problemas en elogiar. "Lo veo muy bien. Tiene historia en Vélez y está con muchas ganas". ¿Habrá otro refuerzo además de un 9? "No creo. El plantel está completo, estoy muy bien con los jugadores que tengo", aseguró, mientras espera, el técnico.

Comentá la nota