En sólo 10 días creció más de 10% la cantidad de subsidios para evitar despidos

El Estado subsidia el pago de sueldos de más de 77.000 trabajadores. En la central obrera admiten que se trata de un síntoma de la crisis. Aseguran que hay un "goteo" de despidos
En la CGT no ocultan su preocupación por los efectos de la crisis en el nivel de empleo. Aunque sostienen que por ahora se trata de un "goteo" en la pérdida de fuentes de trabajo acotado a pequeñas empresas y comercios, temen que la situación se agudice en los próximos meses. Los miembros del consejo directivo cegetista que se reunieron ayer a instancias de una convocatoria del jefe sindical, Hugo Moyano, coincidieron en que un escenario de despidos masivos pudo evitarse gracias a los fondos que inyectó el Gobierno para financiar el pago de salarios en empresas en crisis, pero su mayor inquietud se concentra en el ritmo vertiginoso de crecimiento en la cantidad de esos subsidios, que en sólo diez días registraron un aumento del 10%.

Según el último informe del Ministerio de Trabajo evaluado ayer por la conducción de la central obrera, el Gobierno destinó $ 184 millones para el pago de sueldos de 77.884 trabajadores de empresas en crisis en el marco del Programa de Recuperación Productiva (Repro). Esos datos corresponden a los subsidios otorgados hasta el 30 de mayo. El relevamiento previo, con fecha del 20 de mayo, consignó que los beneficios alcanzaban a 70.516 trabajadores por un monto total de $ 160 millones. La conclusión hizo mucho ruido entre los sindicalistas: la cantidad de subsidios se elevó en más de 7.300 casos, es decir un aumento del 10% en sólo 10 días.

"Esto es una señal de que la crisis realmente existe y nadie la puede negar", advirtió un dirigente de la entidad al término de la reunión. "Hay un gran esfuerzo de parte de los sindicatos y del Gobierno para contener esto y evitar que tengamos despidos por todos lados", agregó.

El gran temor compartido por los hombres de la CGT tiene que ver con cuál será el límite del Gobierno para continuar conteniendo la caída del empleo vía subsidios. "La decisión oficial es la de disponer de todos los recursos que sean necesarios", comentó otro dirigente, pero admitió que no hay garantías de lo que pueda ocurrir si se multiplican los problemas derivados de la crisis.

Después de que el propio Moyano advirtió la semana pasada sobre un crecimiento de la desocupación y mostró su desconfianza con los datos del Indec sobre la evolución del empleo, los miembros de la conducción cegetista aprovecharon la reunión de ayer para relevar la situación de cada sector y las consecuencias en el nivel de ocupación. En esa línea, al finalizar la reunión, el secretario de prensa de la entidad, Héctor Daer, describió que existe una situación de "goteo" de despidos individuales en pymes y pequeños comercios cuya magnitud, según sostuvo, es muy difícil de cuantificar. "No hay un número específico", indicó el dirigente de Sanidad, aunque insistió que los problemas afectan a sectores particular y que no se trata de un escenario generalizado a todas las actividades económicas.

Por otra parte, Daer rechazó que la preocupación expresada desde los gremios por la situación del empleo tenga alguna relación con el tramo final de la campaña para los comicios del 28 de junio y remarcó que la responsabilidad sindical "es inalterable antes y después de las elecciones". Además, se quejó de que algunos empresarios pretendan aprovechar el escenario electoral para amenazar con despidos y les reclamó que "dejen de agitar fantasmas y pongan su esfuerzo para sostener la economía".

Comentá la nota