Sólo con diálogo se superarán los problemas

El ministro Jaldo vincula lo social a lo político.
El ministro del Interior, Osvaldo Jaldo, consideró que la solución de los problemas sociales depende de los acuerdos políticos . "La pobreza y la desocupación están en el mismo nivel; además de que están interrelacionadas, tienen que ver con los sectores más vulnerables de la sociedad y exigen soluciones inmediatas, a diferencia de otros temas que quizá puedan esperar. El diálogo es imprescindible para que se consensúen las respuestas institucionales", advirtió.

El diputado nacional electo consideró que todos los ítems propuestos deben integrar toda agenda de una gestión de Gobierno nacional y provincial, bajo cualquier signo político. "La salud, la seguridad y la educación ocupan una segunda línea; tienen que ver con el mejoramiento en la calidad de vida de los habitantes", resaltó.

Para combatir la pobreza, el legislador del bloque Tucumán Crece, Pedro Hugo Balceda, pidió un nuevo paradigma de distribución de la riqueza, con la articulación de políticas estatales con los sectores productivos privados y con la estimulación de la sociedad civil. "El gobernador José Alperovich fomenta acertadamente la obra pública y privada para generar empleo, pero es insuficiente. Por su buena gestión y por el resultado electoral, Tucumán logró una inmejorable inserción nacional y debe solicitar su reparación histórica por el cierre de los ingenios en la década del 60", reclamó.

El orden dado por el presidente de Unión Norte Grande, Carlos Canevaro, instaló a la seguridad al tope de sus preocupaciones. "Sigue siendo una asignatura pendiente -afirmó el oficialista-. El crecimiento de los delitos violentos es alarmante, y está íntimamente ligado con la desocupación y con el consumo de drogas. Todo lo que se avanza en esta área parece ser insuficiente ante el ritmo creciente de la delincuencia. Es oportuno dotar de mayores recursos tecnológicos a la Policía y continuar con la capacitación de su personal".

El legislador alperovichista consideró que la inestabilidad laboral es una variable de ajuste agravada por la crisis económica mundial que golpea duramente las economías regionales, y la colocó casi al mismo nivel que la inseguridad.

Comentá la nota