Sólo Argentina da prisión domiciliaria a represores.

Lo sostuvo el abogado marplatense, César Sivo, querellante por la familia del desaparecido Carlos Labolita, en el juicio que comenzará este martes.
"Un delito de lesa humanidad repugna a toda la humanidad y acá se lo trata como si fuera un subgénero del delito. Por eso, tanto los querellantes como el Ministerio Público, vamos a pedir la prisión perpetua, y que esta se cumpla en una cárcel común", afirmó Sivo en diálogo con la agencia oficial Télam.

Actualmente, uno de los imputados, el general (re) Pedro Pablo Mansilla, de 77 años, está bajo arresto domiciliario en razón de su edad. Sivo señaló que a partir de otorgar este beneficio por razones de edad "en la Argentina tenemos gente en la cárcel por delitos comunes, mientras que algunos de los que cometieron crímenes considerados de lesa humanidad están con detención domiciliaria. Esto no ocurre en ningún lugar del mundo".

Acerca del juicio que comenzará el martes en la sede del Tribunal Oral de Mar del Plata, Sivo, que representa al padre y a la esposa de la víctima, dijo que "para la familia son 33 años de espera". "Este juicio les va a permitir hacer un corte en sus vidas, porque a todo lo traumático de la desaparición, de no saber qué fue de Carlos, se le sumaba la imposibilidad de lograr justicia", señaló.

Comentá la nota