Tan sólo fue un amor de primavera

El milletismo y el sector de Boasso se enfrentarán en una interna el 22 de noviembre. Desde el milletismo, acusan al reelecto concejal de excesivo personalismo. Los otros deslizan que la concejala Leon coquetea con el Frente Progresista.
Apenas un mes después de las elecciones municipales en las que compartieron la boleta del radicalismo, la alianza entre los reelectos concejales Jorge Boasso y Daniela León quedó al borde de la fractura. El detonante fue la conformación de la lista de unidad para conducir el partido en la departamental Rosario. A falta de acuerdo, el milletismo y el sector que lidera Boasso se enfrentarán en una interna el 22 de noviembre próximo. Allegados a León consideran que Boasso tiene una excesiva construcción personalista ya que pretende liderar la UCR local y al mismo tiempo ser el candidato radical a intendente. Los seguidores de Boasso denunciaron que el milletismo empezó a negociar con los radicales frentistas, aliados al socialismo, de cara al 2011. Así las cosas, difícilmente el centenario partido tenga desde el 10 de diciembre y después de años, un bloque unificado en el Palacio Vasallo.

A nivel provincial, la mayoría de los sectores internos de la UCR acordaron un candidato de unidad para presidir el comité santafesino: el diputado Hugo Marcucci. En Rosario, no hubo consenso y habrá dos listas, una referenciada en Boasso y otra en la rama de Millet-León.

En los pasillos del Concejo se instaló con fuerza la versión sobre la ruptura del acuerdo político entre Boasso y León, quienes encabezaron la emblemática lista 3 de la UCR en las elecciones del 27 de septiembre pasado. Más aún, algunos deslizaron la hipótesis de un principio de acercamiento de la blonda concejala al bloque del Frente Progresista.

"Desmiéntanlo terminantemente, no vamos a traicionar a los 70 mil rosarinos que nos votaron como una lista opositora al socialismo en la última elección", dijeron a este diario allegados a León quienes por lo bajo acusaron por la falta de acuerdo interno al propio Boasso "por su excesivo personalismo. Quiere ser el candidato a intendente del radicalismo y a la vez manejar el partido en Rosario. Todo él".

Los colaboradores de Boasso ensayaron una lectura distinta. Relataron a Rosario/12 que en ausencia del reelecto concejal -se encontraba en el exterior- el milletismo "sin consultar al resto de los sectores que confluyeron en la lista 3 empezaron a negociar un acuerdo con los frentistas aliados al socialismo, los mismos que promovieron la intervención de la departamental y a quienes tuvimos que negarles el ingreso a la sede de calle Paraguay".

"Nosotros -continuaron- no cambiamos nada nuestra postura, fueron ellos quienes cambiaron a poco de las elecciones. Son ellos quienes tienen que explicar por qué razón terminaron pactando con los aliados de Binner".

Actualmente León y Boasso encabezan bloques radicales unipersonales. Todo parecía indicar que iban a confluir en una bancada unificada a partir del 10 de diciembre. "Eso está prácticamente descartado", confió a este diario un operador radical.

Comentá la nota