A sólo un año del acuerdo de Olivos, Kirchner y Lavagna ni se hablan

A sólo un año del acuerdo de Olivos, Kirchner y Lavagna ni se hablan
Entonces, habían consensuado trabajar juntos para reorganizar el PJ. Pero luego se alejaron.
Un año atrás, el ex presidente Néstor Kirchner daba el primer paso de una jugada que armaría revuelo en el tablero nacional: a través del senador José Pampuro, comenzaba a tejer los puentes de un pacto con su ex ministro de Economía Roberto Lavagna. La movida se corononaría el sábado 2 de febrero, cuando Lavagna decidió sumarse a la reorganización del Partido Justicialista comandada por Kirchner.

"Después de aquel sábado, de hace un año, Kirchner y Lavagna no volvieron a encontrarse ni a hablarse", admitió a Clarín Alejandro Rodríguez, peronista bonaerense y colaborador de Lavagna. En ese encuentro, el ex ministro de Economía le entregó a Kirchner una carpeta. "El documento contenía una lista detallada de los problemas económicos, sociales e institucionales, y la necesidad de cambiar el rumbo; se hacía referencia al aumento de la inflación, a la necesidad de normalizar el INDEC, entre otros puntos", enumeró Rodríguez. "Se ve que esa visión crítica no gustó porque Kirchner no volvió a llamarlo", agregó.

Pampuro y el asesor presidencial Juan Carlos Mazzón (el operador de Kirchner dentro del peronismo) sostuvieron entre marzo y abril reuniones con Lavagna, pero la relación había vuelto a quebrarse.

Al asumir la presidencia, en 2003, Kirchner mantuvo en Economía a Lavagna, quien había llegado un año atrás, convocado por el ex presidente Duhalde. Aquel primer romance tampoco fue eterno y, tras lograr una victoria en los comicios legislativos de octubre 2005, el 29 de noviembre Kirchner remplazó a su ministro por Felisa Miceli.

Ese distanciamiento tendría su pico más alto en octubre de 2007, cuando Lavagna, aliado con la UCR, enfrentó en las presidenciales a Cristina Fernández. Lavagna obtuvo un 16.9%; y un 45.3 % la actual mandataria.

Apenas tres meses después de la disputa electoral, se produjo la foto de hace casi un año en Olivos. "Con el doctor Lavagna coincidimos en la necesidad de reorganizar al justicialismo como un partido de centro progresista, respetando la diversidad interna", dijo entonces Kirchner. "Coincidimos en que había llegado el momento de rescatar al justicialismo sobre la base de la diversidad, siempre dentro una misma filosofía", sostuvo Lavagna. Duhalde salió a apoyar el acuerdo: "Es una buena noticia para los justicialistas", afirmó.

En aquel momento, se especuló con la posibilidad de que una vez normalizado el PJ, Lavagna ocuparía una de las vicepresidencias.

Pero el 9 de marzo, Lavagna volvió a criticar públicamente la intromisión de Guillermo Moreno en el INDEC. Llamó a "recuperar" el organismo y reclamó "atenerse a las metodologías internacionales en materia de cálculos".

Inmediatamente, explotó la pelea entre el Gobierno y la dirigencia rural. El 26 de marzo, tras el primer discurso de la Presidenta en referencia al conflicto, Lavagna consideró que "debió haber habido un llamado al diálogo" y la criticó por no "buscar una oportunidad de sentarse a hablar".

El 19 de abril, en una carta en la que rechazaba integrar la conducción del PJ, afirmó: "El modelo se está deshilachando por el lado del consumo y de la protección a la producción nacional".

Casi un mes después, el 12 de mayo, personalizó sus ataques en Kirchner, de quien dijo que "no entiende nada de economía" y lo culpó por la inflación.

El 3 de junio, aún en medio del conflicto con el agro, Lavagna dijo: "Al final, están haciendo lo que pedía el FMI", declaró en relación al manejo del dólar.

Meses más tarde, con los vientos del tsunami internacional arreciando, afirmó a Clarín: "Argentina, por errores en política económica, desde 2006 tiene tres datos fundamentales de la economía (inflación, inversión y empleo) evolucionando de manera negativa". Antes había criticado la decisión de saldar la deuda al Club de París por buscar "impacto político".

La estatización de los fondos previsionales y la ley de blanqueo de capitales fueron rechazadas por Lavagna. El ex ministro transita un verano tranquilo, pese a que algunos peronistas disidentes insisten en mencionarlo como posible candidato. Esta posibilidad, hasta ahora, ha sido descartada por Lavagna.

Comentá la nota