"Solís avanzó contra personas indefensas y desarmadas…" .

Se cumplieron los alegatos en el juicio oral y público seguido al acusado de autor del crimen del que resultara víctima Mauro Alberoni en el barrio Santa Clara. El fiscal del caso pide una larga condena y la defensora la libre absolución. Ahora son los jueces los que deberán pronunciarse en veredicto.

Según lo recopilado por EL NORTE en fuentes habitualmente seguras, como así también entre vecinos y hasta familiares del joven víctima, en aquel mayo de 2007 eran alrededor de las dos de la mañana cuando Mauro Jesús Alberoni (16 años), su hermano Fabián Luis Alberoni (25) y un vecino llamado Rubén Valdez (36), se encontraban en la puerta del inmueble donde vive la familia Alberoni.

En determinado instante, hizo su aparición en el lugar donde departían los jóvenes, un sujeto que circulaba en una motocicleta de color oscuro. El por entonces desconocido, fue descripto por las víctimas después, como un individuo de contextura delgada y que vestía pantalón color blanco y un buzo con capucha.

El sujeto detuvo su moto, se acomodó nerviosamente mejor en el asiento -demostrando de entrada que estaba nervioso, irritado, mal de ánimo-, en el sentido de desnudar indudable agresividad que, por entonces, era potencial pero que no tardó en convertirse en realidad.

"Che, ¿dónde puedo comprar drogas?" dijo el criminal, luego de haber consultado por el paradero de determinado personaje transgresor del barrio, preguntó el asesino y, claro, la respuesta del grupo fue lógica: "Nosotros no somos ni drogadictos ni vendedores de droga".

El sujeto, se irritó -de una manera incontrolable y tras irse a las manos con quienes habían sido sus interlocutores, extrajo un arma y comenzó a gatillarla contra el grupo.

Uno de los balazos fue a dar en el pecho de Mauro Jesús Alberoni, produciéndole una lesión que terminaría siendo mortal. Y otro de los plomos impactó en Fabián Luis Alberoni, aunque por suerte produciendo una lesión que no puso en riesgo su vida

El dolor y la indignación se hicieron presentes, nadie podía entender que se matara así, tan cruelmente, a un chico trabajador y bueno como era Mauro Jesús Alberoni. Desde entonces, siempre fue una herida absurda y una llaga dolorosa para la sociedad "el crimen del barrio Santa Clara"

Dicho asesinato llegó a juicio, se hizo el debate y finalmente se cerró el periodo de las probanzas.

El fiscal Tempo

Al alegar, el doctor Ariel Tempo, fiscal de la causa, consideró que el debate había sido muy clarificador y permitido reconstruir la verdad histórica de los hechos que llevaron a la muerte a Mauro Alberoni, en tanto que el hermano del primero, de nombre Fabián, resultó con lesiones .

El acusador consideró que no existen eximentes ni situaciones de excusa que amparen el accionar de Solís, que debe ser condenado como autor penalmente responsable del hecho, que –opinó- debe ser caratulado como "Homicidio agravado por el uso de arma de fuego, portación de arma de guerra y encubrimiento".

Enfatizó el agente público que Solís -en aquel momento lamentable- avanzó "contra personas indefensas y desarmadas".

Habló, además, del mal concepto que tiene Solís en su medio de actuación, alguien "que exhibe en sus actos una mayor peligrosidad", solicitando que "se lo condene a 16 años de prisión".

Comentá la nota