Sólido, líquido y rentable.

A pesar de la turbulencia internacional desencadenada en el 2008 y la crisis derivada que aún hoy se mantiene, el Banco de Corrientes S.A. generó un blindaje de contención que le permitió sortear exitosamente los efectos negativos de la crisis.
Por tanto, la situación general del Banco es buena, marcando una destacada diferencia respecto de sus últimos 20 años de historia institucional. Los logros alcanzados a partir de 2007 posibilitaron constituir una estructura financiera muy cuidada, con un sistema de circuitos crediticios evaluados, controlando la calidad de las diversas carteras y cumpliendo con las normas de riesgo crediticio y operacional establecidas por el Banco Central de la República Argentina.

Para asegurar la solvencia del Sistema Financiero, el Banco Central de la República Argentina exige el mantenimiento de un mínimo de capital propio determinado en base a la estructura de activos y más específicamente en base al Riesgo de Crédito y al Riesgo de Tasa.

El Corrientes basa su solidez en una posición holgada de capitales minimos, que resulta superior en 21,3 millones de pesos al mínimo exigido por el Banco Central, para un Entidad de sus dimensiones.

Para asegurar la liquidez del Sistema Financiero, el Central exige a las entidades financieras el mantenimiento de un nivel de disponibilidades, que le permita afrontar eventuales retiros de depósitos. Para ello establece un porcentaje de los depósitos que las entidades deben mantener inmovilizados como efectivo en caja o depositados en el propio Banco Central, los que técnicamente es denominado "ENCAJE LEGAL".

El Banco de Corrientes S.A., posee un exceso de 29 millones de pesos en disponibilidades por sobre las mínimas exigidas, es decir que su liquidez está asegurada. Por otra parte, el ratio de liquidez es del 22,96% de los pasivos, contando además con ciertos activos líquidos ( Títulos Públicos, Letras, y Notas del B.C.R.A., etc.) que son inversiones de los excedentes de liquidez de rápida realización; con lo cual la liquidez pasa al 49,5%.

En este marco de liquidez y solvencia, con un indicador de rentabilidad que lo ubica como 4to. Banco del país según el ranking establecido por el Central en el mes de septiembre; el Banco de Corrientes S.A. encamina su gestión a consolidar el crecimiento, haciendo un profundo relevamiento y análisis de los procesos, a fin de minimizar los riesgos y reducir las pérdidas, para mejorar sustancialmente la calidad y eficiencia de los mismos.

Un aspecto esencial para poder implementar el modelo de gestión que encara el actual Directorio presidido por el Cr. Orlando Costaguta, es el recambio de toda la estructura informática y de comunicaciones de la entidad. Pues la implementación de la misma y el rediseño de su estructura, sumado a la profesionalización de su personal, han generado un profundo cambio organizativo que redundará en beneficios para la Institución, sus Clientes y el desarrollo productivo de la Provincia.

La amplia gama de productos crediticios y el constante apoyo a los sectores productivos, son una muestra de la veracidad de los índices antes expuestos, pues un banco débil sencillamente no puede dar préstamos. Al contrario, el Banco de Corrientes S.A., tiene una oferta crediticia permanente y no registró retracción alguna, marcando una gran diferencia con la Banca Privada, la que evidentemente puso un freno al otorgamiento de créditos, cuando iniciara aquél contexto de crisis internacional.

Producto de la cautela y rigurosidad intensivas con que se ha venido manejando el Banco de Corrientes S.A., hoy puede exhibir indicadores de solvencia, liquidez y rentabilidad que le brindan capacidad para sobrellevar y superar el impacto negativo de la crisis internacional y nacional, observando su metas con los estándares de calidad para mas y mejores servicios, en beneficio de todos los correntinos.

Comentá la nota