Solidaridad Angosturense en la Línea Sur

Un grupo de vecinos de nuestra localidad realizó una colecta y se trasladó hasta la línea sue rionegrina, donde se entregaron juegos didácticos, kits escolares, botiquines de primeros auxilios, alimentos no perecederos, y una importante cantidad de ropa y calzados para todas las edades. En su mayoría las viviendas de Anecón están construidas en adobe. El agua se obtiene de vertientes o pozos y todas carecen de luz eléctrica y gas.

Haciendo realidad el postulado que sostiene que "la solidaridad no tiene fronteras", un grupo de vecinos de Villa La Angostura, utilizando tres vehículos particulares, se trasladó durante todo el fin de semana a la Línea Sur Rionegrina, con el objeto de realizar una acción solidaria.

El grupo angosturense integrado por 11 personas, se encargó de acercar las donaciones efectuadas por una creciente cantidad de vecinos de la localidad. En esta oportunidad se entregaron juegos didácticos, kits escolares, botiquines de primeros auxilios, alimentos no perecederos, y una importante cantidad de ropa y calzados para todas las edades.

La iniciativa nació a partir de una maratón solidaria iniciada por Rodolfo "Tyson" Pérez en una emisora local, por la cual durante el pasado mes de julio en el mismo lugar, se entregó una importante cantidad de ayuda.

Aquella convocatoria tuvo una respuesta más que satisfactoria de la comunidad y la idea de ayudar prendió en un grupo de personas que siguieron contagiando la idea y que en esta oportunidad decidieron trasladarse no sólo para llevar las donaciones recolectadas, sino para estar cerca de estos hombres y mujeres, niñas y niños, jóvenes y ancianos, marginados de la ayuda del Estado en medio de la estepa donde sobrevivir "como se puede" parece ser la constante al igual que las promesas de algunos politiqueros de turno que llegan para arriarlos hacia las urnas en épocas de elecciones pero que jamás cumplen con su palabra, que de seguro se la lleva el viento que sopla fuerte y constantemente...

La actividad se centralizó en el Destacamento Policial de Clemente Onelli, a cargo del Sargento Alfredo Pérez , un funcionario policial que jamás se siente satisfecho sólo con cumplir con su trabajo y que a la hora de ayudar no conoce de jurisdicciones o de partida oficial de la jefatura. Clemente Onelli es un poblado ubicado a 50 kilómetros al oeste de Jacobacci, habitado por unas 50 familias en su mayoría de condición humilde de las cuales sólo una parte desde hace pocos años cuenta con el servicio de gas natural.

Tomando como base la dependencia policial se realizaron dos salidas: la primera de ellas tuvo lugar durante la tarde del sábado, visitando a las familias carenciadas ubicadas en el radio de Clemente Onelli. Mientras que a primera hora del domingo una camioneta doble tracción llegada desde Angostura, a la que se agregaron la camioneta del Destacamento Policial y la de Ariel Reimán, un vecino del lugar que se puso a disposición para iniciar enncaravana la cruzada solidaria que tras sortear un escarpado trayecto de huella, los llevaría hasta el Paraje Anecón Grande, donde habitan de manera dispersa, una treintena de familias.

En esta geografía la cría de cabras y ovejas es el medio de subsistencia para la mayoría de las familias. En contados casos la esquila aporta un ingreso y hay quienes tienen sus gallinas para proveerse de huevos.

La escuela (con plena actividad en el período septiembre mayo siempre que el clima lo permita) y el puesto sanitario se destacan como una imagen de otro sitio, por las paredes de ladrillo cuidadosamente pintadas de blanco y un panel solar para proveer las necesidades básicas de electricidad.

En su mayoría las viviendas de Anecón están construidas en adobe. El agua se obtiene de vertientes o pozos y todas carecen de luz eléctrica y gas, por lo que utilizan las llamadas cocinas económicas como medio de calefacción. En el rigor de la fría estepa la leña es un bien preciado que escasea, casi un lujo. Por eso las salidas al campo a juntar bosta de caballo forman parte del paisaje transformadas en una obligación de supervivencia.

Recién concluida esta cruzada ya se prepara un nuevo proyecto que apunta a la elaboración y entrega de pan dulce para todas las familias que habitan en Anecón Grande y que se pretende concretar antes de fin de año

Comentá la nota