De 300 solicitudes de informes, la Provincia contestó sólo 24

Es una de las atribuciones de los legisladores, contemplada en la Constitución provincial, para requerir información a los ministros sobre algún tema. La oposición reclama por la falta de respuesta oficial
“Cada Cámara podrá pedir a los jefes de departamento de la Administración y por su conducto a sus subalternos, los informes que crea convenientes”, indica la Constitución provincial en su artículo 90. Sin embargo, los diputados y senadores bonaerenses de la oposición reclaman que las solicitudes de informes que presentan no son contestadas por el gobierno provincial.

Desde que asumió el gobernador Daniel Scioli en la Provincia, el 10 de diciembre pasado, en la Legislatura se presentaron 503 proyectos para pedir información sobre diversos temas, de los cuales sólo fueron aprobados 298. Sin embargo, el Ejecutivo contestó nada más que 24, es decir, el 8% del total de las solicitudes de informes que recibió, según la base de datos informática de la Legislatura bonaerense.

“Nuestra función, además de proponer a través de leyes, también es controlar la gestión del Ejecutivo provincial, y sin contestación a los pedidos de informes se nos hace muy difícil el control”, dijo a Hoy el presidente del bloque de diputados provinciales del Pro, Jorge Macri.

“No poder contar con la información oficial es una dificultad para nosotros porque tenemos que conseguir por otros medios datos que son importantes para llevar adelante una propuesta”, remarcó el titular de la bancada radical en la Cámara alta, Jesús Porrúa.

Los legisladores provinciales deben presentar sus propuestas a cada una de las Cámaras en forma de proyecto de ley, de resolución, de declaración o de solicitud de informes. Estos últimos están orientados a obtener información de los ministros del Ejecutivo provincial. En la mayoría de los casos son presentados por la oposición y persiguen clarificar una situación irregular de la gestión.

“Son proyectos que se vinculan a temas urgentes, que requieren respuestas y soluciones inmediatas”, explicó el titular de la bancada de la Coalición Cívica en la Cámara alta provincial, Javier Mor Roig . “Sin embargo -continuó-, el gobierno no se hace eco de nuestros planteos. Sentimos desprecio por parte del Ejecutivo”.

De las 19 solicitudes de informes aprobadas por el Senado desde el 10 de diciembre y contestadas por el gobierno provincial, sólo tres fueron presentadas por los bloques opositores, de acuerdo a lo informado a Hoy en las bancadas.

Sin embargo, los legisladores coincidieron en que la no contestación de las solicitudes de informes no es exclusiva de la gestión de Scioli. “(Felipe) Solá tampoco contestaba los pedidos de informes, lo que demuestra que es una estrategia del PJ”, sostuvo Porrúa.

Para Macri, “por un lado, desde que llegó Scioli a la Gobernación, el diálogo con los ministros mejoró. Pero en lo concreto, cuando tienen que contestar un pedido de informes ese respeto por la oposición queda en las palabras”. Según el diputado de Pro, “el Ejecutivo tiene apertura para la proposición pero no para el control de la gestión”.

Interpelaciones que nunca fueron

Según el artículo 92 de la Constitución bonaerense, “cada Cámara podrá hacer venir a su sala a los ministros del Poder Ejecutivo para pedirles los informes que estime convenientes”. Durante la actual gestión en la Legislatura hubo pedidos de interpelación a varios ministros del gobierno de Scioli, pero ninguno prosperó.

Al ministro de Seguridad, Carlos Stornelli, la Coalición Cívica lo requirió para que “explique de dónde salió la orden de espiar a productores y políticos”. El de Educación, Mario Oporto, también tuvo un pedido de interpelación por el conflicto salarial docente y la pérdida de días de clases a raíz de los paros. Y el de Salud, Claudio Zin (foto), recibió pedidos de interpelación “por el aumento de la mortalidad infantil en la Provincia”, para “dar informes por la situación de los hospitales públicos” y “por el estado de emergencia administrativo funcional del ministerio de Salud”. Ninguno de ellos fue a los recintos de las Cámaras legislativa por esos motivos.

Buscan evitar las demoras

Los pedidos de informes muchas veces refieren a cuestiones que requieren de una contestación urgente para que tengan validez. Por ejemplo, el uso de las pulseras magnéticas por parte de los presos con prisión domiciliaria luego de la masacre de Campana, la toma del ministerio de Desarrollo Social ocurrida en diciembre de 2007, u otras cuestiones relacionadas con la seguridad, la salud o la obra pública que pierden sentido con el paso del tiempo.

Es por eso que meses atrás los diputados de la Coalición Cívica reflotaron un proyecto de ley del radicalismo para reglamentar los pedidos de informes. La iniciativa busca que los ministros y funcionarios que reinciden en la falta de contestación tengan alguna sanción, además de garantizar que las respuestas lleguen en un plazo de un máximo de 60 días a partir de la solicitud.

Comentá la nota