Con una solicitada, Kirchner busca mostrar que conduce el PJ bonaerense

Con una solicitada, Kirchner busca mostrar que conduce el PJ bonaerense
Anoche intentaban que la firmara todo el bloque del Frente Para la Victoria. Almorzaron Scioli y el Presidente de la Cámara, que había estado en la reunión de la polémica
Será una prueba de amor, de las que abundan en el peronismo bonaerense cuando en los medios trasciende que hubo peleas internas. En el fin de semana, el bloque de diputados bonaerenses publicará en los diarios una solicitada en la que se mostrará encolumnado con Néstor Kirchner y Daniel Scioli, dedicada a borrar los ecos de la reunión en Pinamar de hace diez días en la que más de veinte legisladores K dedicaron varias horas a criticar al ex presidente y al gobernador bonaerense. Lo que más se escuchó en ese encuentro playero fue la queja por la nula discusión interna que permite Kirchner y la protesta por la estrategia política errada del ex presidente que propició una derrota en las elecciones del año pasado.

El texto que prepararon los diputados por "sugerencia" de los pocos miembros de la bancada que todavía se muestran 100 % leales al santacruceño proclamará el "apoyo a todos los logros obtenidos por el Gobierno iniciado en 2003" en la casa Rosada. Hasta anoche, la letra era examinada con lupa por cada uno de los miembros del bloque, lo cual explica las pocas ganas que tenían varios legisladores de aparecer otra vez bajando la cabeza ante Kirchner, luego de que el ex Presidente los obligó a votar una reforma política provincial que ata las elecciones bonaerenses a lo que consideran "un lastre" nacional: la probable candidatura de Néstor en 2011.

El miércoles se produjo el primer signo de acercamiento perceptible entre críticos y criticados. Horacio González, presidente de la Cámara de Diputados, almorzó con Scioli en el comedor de la residencia oficial de la gobernación en La Plata. Scioli había llegado el día anterior de un viaje por Europa que lo mantuvo alejado del país mientras duraron los fogonazos. Estuvo en Italia celebrando el cumpleaños 67 de Fabio Bussi, que regenteaba la escudería en que desarrolló sus tiempos de motonauta y en París sometiéndose a un chequeo médico habitual por su brazo ortopédico.

González y Scioli se sentaron a solas por primera vez luego del escándalo, aunque esos encuentros son muy habituales entre ellos. Fuentes de la gobernación y del entorno del diputado aseguran que mantienen una buena relación, y que González suele desgranar sus críticas en privado. Un hombre del peronismo bonaerense de trato diario con González aseguró a El Cronista que en el almuerzo del miércoles se habló de la necesidad de revertir la imagen de conflicto que había dejado la reunión de Pinamar. Scioli aprobó la idea de la solicitada que se estaba cocinando desde el lunes, y que en algún momento iba a salir como un comunicado desde la propia Legislatura, lo cual fue descartado ayer.

Uno de los más criticados por Kirchner luego de las críticas pinamarenses –Raúl Pérez, Jefe de la bancada del Frente Para la Victoria– avisó que en el texto se pedirá que el patagónico vuelva a "presidir el partido", un movimiento varias veces anunciado por los operadores K. Pérez también quiso sacar chapa de oficialista y recordó que Scioli "tiene la totalidad de las leyes sancionadas que ha mandado su gobierno en la primer mitad de su período".

Así, con el gesto formal, los jefes distritales del peronismo bonaerense buscarán mostrar que llegó la tregua que marcará el ritmo hasta la próxima rebelión.

Comentá la nota