Soledad oficialista en el recorte al presupuesto

La oposición rechazará en la sesión legislativa de mañana el proyecto del Poder Ejecutivo que reduce el presupuesto de Río Negro en 236 millones, sobre 4.000 iniciales.

Ayer, la mayoría de los bloques adelantaron su voto negativo en la reunión de ayer del Plenario de Comisiones.

Labor Parlamentaria resolverá hoy el temario de la sesión aunque el oficialismo ya expresó que la readecuación presupuestaria y el proyecto de autorización de instrumentos financieros estarán en el orden del día.

El oficialismo logró dictamen favorable a los proyectos del gobernador Miguel Saiz al imponer su mayoría propia en las comisiones de Presupuesto y Constitucionales, que presiden Carlos Sánchez y Nelly Meana. La bancada justicialista -que conduce Carlos Peralta- anticipó su rechazo en ambas ocasiones.

Por su parte, el presidente del bloque oficialista, Iván Lazzeri adelantó que el proyecto de nuevo presupuesto tendrá modificaciones. "Básicamente se centran en la eliminación del artículo que redistribuía parte de los ingresos del Fondo Nacional de la Vivienda y la incorporación del fondo sojero como recurso de capital, lo que permitirá ser aplicado a la cancelación de compromisos salariales", manifestó.

En otra parte, Lazzeri resaltó que la reformulación "queda acotada únicamente al Poder Ejecutivo". La Legislatura y el Poder Judicial quedaron fuera "en atención a la necesidad de no entorpecer la obligaciones y el desempeño de la Justicia". El legislador admitió que la reducción de recursos "afectará algunas áreas de gobierno, aunque aseguró que quedan garantizada la obra pública, el pago de los sueldos, y las obligaciones ineludibles del Estado, como la Justicia, la Salud y la Educación, en procura de mantener la paz social".

El otro proyecto -que autoriza a refinanciar pasivos financieros- adelanta incluso mayores críticas de la oposición, pero el oficialismo lo llevará al recinto mañana sin ninguna modificación.

Sánchez expresó que no se trata de nuevo endeudamiento sino otorgar herramientas al Ejecutivo para utilizar otros esquemas y refinanciar sus pasivos. Las opciones planteadas son emisión de letras, títulos y, también, cheques diferidos. En cambio, el justicialismo -según expresó Silvia Horne- se opone a semejante autorización y destaca que la pretensión significa un cheque en blanco para otros endeudamientos.

Comentá la nota