La Soledad

Cuando el ruido de los bombos ya era insoportable y turbaba la recoleta calma de Fontana 50, el hombre tuvo que dejar el sillón y salir al pasillo. Ahí estaban los estatales de ATE y el Gobernador carecía de un filtro para enfriar la protesta.
"Que estos b... digan lo que quieran, con el Turco Yauhar acá, una manifestación no iba a llegar con los bombos hasta la puerta del despacho del Gobernador", rezongó con furia uno de los pocos operadores duchos que le van quedando al Ejecutivo, mientras miraba como la módica protesta de los estatales de Omar "Pucho" Navarro obligaban al oficialismo a mover su pieza principal.

Sólo la presencia de Das Neves encarriló el conflicto, que hasta ahí venía marchando a su aire, ante el vacío de autoridad que expresa el Gabinete, donde los más experimentados sólo se ocupan de sus cosas, como el titular de Gobierno, Máximo Pérez Catán; y los jóvenes "brillantes" siguen sin alcanzar la estatura que les permita ser interlocutores confiables para cualquier sindicato.

"Para colmo, ya no tienen límites con la interna y siguen cazando a los que piensan que están o estuvieron con Yauhar", puntualizó ese mismo dirigente tradicional del PJ.

El hombre tenía razón, según una lectora de Rawsonline, el Gobierno echó mediante el Decreto 1611 a un funcionario del área de Cómputos, por el solo echo de simpatizar con El Segundo Turco Más Famoso.

Comentá la nota