Solapada defensa del bingo desde el princismo

Los concejales que responden al ex intendente Prince dicen apoyar el pedido de cierre del bingo, pero anteponen problemas que se podrían generar. De hecho, subestiman que la medida ayude a combatir la ludopatía. "Sería alejar algo más la zanahoria de la tentación", graficaron.
Con argumentos que parecen redactados por la gerencia del Bingo Luján, el bloque Frente Reafirmación Peronista para la Victoria salió a "acompañar" la decisión de la intendenta Graciela Rosso de cerrar el Bingo Luján, pero establecen condiciones.

Esas exigencias son las siguientes: que la Resolución Provincial de cierre tenga simultaneidad con la reubicación de todos los puestos de trabajo actuales del Bingo Luján; que se obtenga conformidad escrita de la empresa dueña del inmueble donde funciona el Bingo de no reclamar en el futuro inmediato resarcimiento por lucro cesante, y que el Departamento Ejecutivo municipal garantice el aporte de los recursos que percibe el Hospital Municipal, a través de su Cooperadora, a los efectos de no resentir lo que debe ser un apropiado funcionamiento de la institución.

En realidad, esa bancada habría buscado la manera de apoyar al bingo, pero sin decirlo abiertamente. Así se desprende de los considerando de la norma que fue presentada para su tratamiento en el Concejo Deliberante.

Los ediles Salvador Domingo Faro, Nora Chacón, Inés Otero y Carlos Frascaroli subrayan que "la intención de instalar un Bingo en Luján ya había estado presente en la gestión del gobierno municipal de 1991-1995 cuando se pretendió usar para tal fin la planta alta de la Terminal de Ómnibus en tiempos que todavía no estaban autorizadas las máquinas tragamonedas".

"Tratándose Luján de una ciudad muy visitada, principalmente por el turismo de fe, atraídos por la casa de Nuestra Señora de Luján, Patrona de la República Argentina, Paraguay y Uruguay, en el intento de ofrecer alternativas para lograr una mayor permanencia de los peregrinos y/o turistas, también llegó a esbozarse, desde otras expresiones políticas, la necesidad de instalarse un Casino", recuerdan los concejales.

Destacan que "en virtud de lo establecido en la Ley 11.018, que fue el instrumento legal inicial de los primeros 35 bingos instalados en la provincia de Buenos Aires, la condición es que los titulares fuesen Organizaciones No Gubernamentales quienes podían derivar el manejo de la explotación a terceros".

"Fue así como aparece la instalación del actual Bingo a través del beneficiario directo que es la Asociación Cooperadora del Hospital Nuestra Señora de Luján", recuerdan los princistas.

Agregan que "el tercero que ejercería la explotación utilizaría un inmueble propio a construir en un baldío céntrico, el cual ofrecía permanentemente un estado general de abandono. Se concretó la edificación del inmueble construido específicamente para el funcionamiento de una sala de entretenimiento en los términos de la Ley 11.018 ya referenciada, conforme reza el Decreto que autorizó la obra y que pasó por este Honorable Concejo Deliberante".

"Por lo tanto –insisten- previo a una decisión que satisfaga el deseo de la señora intendente de cerrar el Bingo, deberá salvarse la cuestión marcada en el considerando que antecede a los efectos de proteger el patrimonio municipal contra eventuales reclamos por lucro cesante".

Para los concejales, otro capítulo a salvar lo constituye "sin duda alguna, la cantidad de personal que trabaja en el Bingo Luján, donde hay representados cuatro gremios a saber: del Personal de Seguridad; del Personal de Limpieza; del Personal Gastronómico y del específico dependiente de Juegos de Azar".

"Esta es una situación ya vivida en oportunidad de limitarse el horario de funcionamiento del Bingo, siendo éste el único con horario restringido en la Provincia", subrayan, sin reparar en que su jefe político se ufanó de haber logrado esa restricción.

Los princistas afirman que "el personal que seguramente tiene compromisos diarios asumidos, no puede quedarse sin el trabajo y esperar pacientemente que algunos de los nuevos emprendimientos que han manifestado interés por radicarse en Luján, les dé trabajo. Por lo tanto, teniendo en cuenta que así como la fijación de un horario restringido no combatió la ludopatía, el cierre del Bingo tampoco lo hará". Según ellos, "lo único que se logrará es alejar algo más ‘la zanahoria’ de la tentación. Téngase presente que a sólo 15 o 20 minutos de auto está Bingo Moreno".

Por todo ello, consideran que "el Departamento Ejecutivo deberá poner a disposición los recursos humanos y terapéuticos necesarios para tratamiento gratuito de los vecinos que reconocen su adicción al juego compulsivo, además de los que ofrece el Gobierno Provincial y del importante trabajo de los grupos de autoayuda".

Comentá la nota