Solanas visitó Kraft y observó una situación "alarmarte"

El electo legislador pidió mayor intervención del Gobierno en el conflicto. El ministerio de Trabajo intimó a la empresa a que pague los salarios atrasados para retomar la negociación por los 150 despedidos.
Los trabajadores de la multinacional norteamericana Kraft-Foods (ex Terrabusi) están a la espera de que se abra una instancia de diálogo tras la intimación del Ministerio de Trabajo a la empresa para que pague los salarios "integralmente" y abra las negociaciones. En este marco recibieron la visita del electo legislador porteño, Pino Solanas, quien en diálogo con Criticadigital denunció que la situación "es alarmante", pidió mayor intervención del Gobierno y criticó las negociaciones con el Club de París.

La empresa continúa paralizada desde el 18 de agosto cuando 152 trabajadores fueron despedidos. Hoy esperaban "el llamado de algún funcionario" del Ministerio de Trabajo, con la perspectiva de abrir "una negociación" con la empresa a "fin de encauzar el conflicto" y recuperar los puestos de trabajo, según dijo el delegado gremial y despedido Jorge Penayo.

Luego de un corte de ocho horas realizado por los ex empleados en la ruta Panamericana, a la altura de la avenida Henry Ford (Pacheco), la cartera laboral intimó en la noche del lunes a la compañía multinacional a pagar los salarios de los trabajadores "integralmente" y permitir nuevas instancias de negociación en el conflicto. Por su parte, los trabajadores mantienen su postura de "no levantar el paro" hasta tanto la empresa "reincorpore" a los despedidos.

En este marco, el referente de centroizquierda Pino Solanas visitó la fábrica y denunció que la situación "es desastroza. Son 35 días de incertidumbre con más de 100 despedidos y 1700 trabajadores que no cobraron la quincena. Además está el fantasma de una fusión con otra empresa, lo que significaría más despidos".

"El Gobierno tiene que tener una participación más activa" en la ex Terrabusi, dijo el cineasta. "El Gobierno está dialogando con empresas norteamericanas y ésta es una norteamericana que está despidiendo empleados. Por eso nos parece que el Gobierno está preocupado en negociar la deuda fraudulenta, que es de la dictadura, mientras la pobreza y la desocupación avanza de modo alarmante", agregó.

Luego de la visita que realizó junto a los diputados nacionales electos por Proyecto Sur, Jorge Cardelli y Liliana Parada, Solanas expresó en un comunicado que "con un tercio de los recursos que el ministro (de Economía Amado) Boudou se empecina en entregar al Club de París, honrando deudas fraudulentas, aseguraríamos el ingreso universal por hijo y en lugar de jactarnos de conservar el nivel de reservas -como hace la Presidente-, ¡ojalá las invirtiésemos en reconstruir un polo de industrias públicas para generar empleo masivo!"

En la tarde de este martes, el sindicalista Hugo Moyano explicó que la Confederación General del Trabajo (CGT) que preside no intervino en el conflicto de la planta de General Pacheco porque se "radicalizó" influenciado por "sectores de ultraizquierda".

Comentá la nota