Solanas le pelea el segundo lugar a la lista de Lilita Carrió.

Michetti encabeza cómodamente las preferencias del electorado porteño. Carlos Heller aparece en cuarto lugar y lejos del podio político. La gestión de Macri: 51% de aprobación.
A sólo una semana de las elecciones, el resultado de una encuesta de Ipsos-Mora y Araujo, exclusiva para Crítica de la Argentina, arroja un 34% de intención de voto a favor de Gabriela Michetti (PRO). En segundo lugar se ubica Alfonso Prat Gay (Acuerdo Cívico y Social), con un 18 por ciento. Y en tercera posición, peleando el segundo lugar, aparece Fernando "Pino" Solanas (Proyecto Sur), con un 16 por ciento. El sondeo, además, tiene como característica un reducido margen de indecisos, del 6 por ciento.

De acuerdo con este trabajo, el candidato kirchnerista Carlos Heller quedaría relegado al cuarto lugar en las elecciones porteñas, ya que apenas alcanzaría el 11% de los sufragios.

Por su parte, el ex jefe de Gobierno Aníbal Ibarra, al frente de Diálogo por la Ciudad, sufre una fuerte fuga de la adhesión que lo llevó a la cumbre de la política porteña y apenas alcanza un 4% de los votos.

La investigación, por otra parte, revela que el PRO tiene su mejor performance en el nivel económico y social bajo y entre las personas que viven en el sur de la ciudad. Del mismo modo, la fuerza que encabeza las preferencias entre el electorado porteño presenta un buen desempeño en otros segmentos, como el de las mujeres en general y las personas entre 30 y 44 años.

Entre las personas de nivel económico y social bajo, además, se destaca que Heller pasa al segundo lugar. En tanto, el joven Prat Gay cosecha su mayor apoyo entre las personas de mas de 60 años, los sectores sociales medios y bajos y en la zona norte de la ciudad.

Mientras tanto, Solanas alcanza el segundo lugar entre los sectores más jóvenes y en la zona centro del distrito.

Este estudio confirma que, tras dos años de gobierno, el escenario político porteño sigue siendo dominado por el macrismo, cuya gestión, a pesar de las desavenencias con la Nación, conserva un 51% de aprobación (ver nota aparte). Del mismo modo, no pasa desapercibido que la decisión de apostar por Michetti como candidata a diputada fue una acertada jugada electoral de Macri. Así, el jefe de gobierno porteño se consolida como uno de los principales presidenciables para 2011, ya que el resultado en la ciudad, más un triunfo o una derrota por escaso margen en la provincia de Buenos Aires, suponen una inmejorable plataforma para su lanzamiento.

Otra característica que se confirma es que la ciudad sigue siendo esquiva al justicialismo, aún con un candidato extrapartidario y claramente identificado con los sectores de izquierda, como lo es Carlos Heller: un 43% de los porteños dice que "nunca" votaría al Frente para la Victoria.

Por otra parte, se destaca un leve corte de boletas en cuanto a la elección de legisladores, en la cual Proyecto Sur aparece claramente segundo, con un 15% de intención de voto.

Finalmente, otro indicio para destacar es que Solanas emerge como el aglutinador electoral del progresismo porteño, arrebatándole ese espacio a Ibarra y también a Luis Zamora, de Autodeterminación y Libertad, quien en su regreso a la carrera política no aparece entre los cinco primeros lugares.

"Podemos encontrar ciudadanos que ejercen su voto ‘jugando a ganador’ y otros que lo hacen ‘a perdedor’, que es un accionar más típico en una elección ejecutiva. Esta decisión es por el hecho de equilibrar fuerzas y para que el eventual ganador no lo haga por tanto margen. En tercer lugar, están aquellos que votan por distinciones ajenas al resultado. Esta última disquisición podría describir al votante de Pino Solanas, con el agregado –según muestran los datos provenientes de nuestra encuesta telefónica– que también es un elector que vota para equiparar la futura composición de la Legislatura de la ciudad", dice Santiago Rossi, director ejecutivo de Ipsos-Mora y Araujo.

¿Qué impacto puede llegar a tener en el resto del país?

Si la provincia es considerada la madre de todas las batallas, la ciudad no está ajena a esta valoración. Históricamente, debido al accionar de los medios televisivos, lo que pasa en La Boca o en Villa Soldati tiene impacto en Abra Pampa, provincia de Jujuy. Quizás no sea tan lineal en la gente, pero sí influye en las agendas temáticas de los medios provinciales de todo el país.

Corte de boletas a favor de Basteiro

Unión PRO también encabeza la intención de voto a legisladores porteños. La lista del macrista Fernando Andreis registra el 35%, un punto más que su par en el ámbito nacional, Gabriela Michetti. El segundo lugar, en cambio, no respeta ese criterio: se ubica Fabio Basteiro, de Proyecto Sur, con el 15%, sacándole el puesto al Acuerdo Cívico y Social, que con Fernando Sánchez como primer candidato, logra el 12 por ciento. La performance local del espacio que lidera Elisa Carrió se ve perjudicada por un posible corte de boleta. Luego, le siguen Roy Cortina, del Partido Socialista (9%); Francisco Nenna, del Frente para la Victoria (8%), y María Elena Naddeo, de Diálogo por la Ciudad (3%).

OPINIÓN

Detrás de las palabras

Eduardo Tagliaferro

Se acerca el fin de la campaña electoral. Finaliza la catarata de palabras y declaraciones. Esa road movie en la que los candidatos siempre se ven obligados a aumentar la apuesta ante la mirada inescrutable de su auditorio. Enfrentados a tantos micrófonos los fallidos de nuestra clase dirigente dejan en off side a los asesores de imagen y consultores de campaña en una remake de aquel "si hubiera dicho lo que iba a hacer no me votaban", con el que Carlos Menem sorprendió a Bernardo Neustadt después de llegar a La Rosada. Rápidos para los mandados, los segundones de Néstor Kirchner se solazaron con el brulote de Alfredo De Angeli en el que dijo que "había que reunir a los peones en las estancias para decirles por quién había que votar". También aprovecharon la confesión privatista de Mauricio Macri. Entre tanto ruido, cuando una oyente le preguntó a Fernando "Pino" Solanas en Radio Continental si su espacio continuaría votando junto al kirchnerismo, la primera respuesta del cineasta fue "y si…". Después de eternos segundos de silencio y ante la mesa que integraban Magdalena Ruiz Guiñazú, María O’Donnell y Edgardo Alfano, se cobijó en el primer mandamiento del neokirchnerismo: no vamos a ser una oposición irresponsable. No es la mentira sino la verdad la que escapa de la boca de candidatos que tienen poco tiempo para instalarse, pocos recursos o que aún teniéndolos se ven obligados a una última apuesta fuerte para torcer el virtual empate técnico entre el denominado peronismo disidente y el peronismo kirchnerista. Aunque no todo el electorado pueda percibirlo, las declaraciones, las cámaras, los micrófonos, lo gestual y lo implícito, hablan por los dirigentes políticos. También están aquellos que aparecen blindados. "La verdad siempre se impone", disparó uno de ellos para criticar la mirada naif, aunque no ingenua, que Gabriela Michetti entrega cada vez que habla de política. En sí misma, la definición abre las puertas de innumerables caminos. Antes de comenzar a divagar por el sentido de la verdad y el fondo de la frase, tal vez corresponda detenerse en el emisor: Florencio Randazzo. En boca del ministro del Interior, la apelación se torna insustancial, hueca. ¿Puede hablar de la verdad un funcionario que se para sobre los datos del INDEC para analizar la realidad? ¿Puede definirse como progresista un gobierno que acentuó la desigualdad social, que subsidia a los grupos empresariales amigos, que amenaza a los más pobres con un tarifazo en servicios públicos monopólicos de los que no pueden prescindir? ¿Pueden asustarse del neoconservadurismo que esconden las palabras de De Angeli quienes, al igual que aquellos viejos patrones de estancia, se benefician de las necesidades de las poblaciones empobrecidas del conurbano bonaerense? La verdad a la que apela Randazzo no saldrá de su boca, ni de la de los funcionarios kirchneristas. Lejos de mostrar la realidad, el discurso político que incentivan los Kirchner la encubre. ¿Serán conscientes los kirchneristas del fuego con el que están jugando? Cuando nada es lo que parece ser, sólo los hechos terminarán demostrando la esencia de las cosas. ¿Cuán fuerte tendrán que ser esos hechos para hacerse escuchar? Ésa es la pregunta, ése es el temor. Los kirchneristas que han homenajeado a Mario Benedetti deberían haberlo leído. Tal vez no se sorprenderían cuando en uno de sus poemas interroga: "Señor ministro, ¿de qué se ríe?". Además de cuestionar la ficción discursiva, Benedetti advertía a ese ministro: "No me cambie las palabras, no les quite su sabor y límpiese bien la boca si dice Revolución". Bienvenida la campaña que, aún con cuentagotas, nos acerca a ver las cosas como son en realidad.

Comentá la nota