Solá Torino apeló ante la Cámara Federal el rechazo de Medina a la eximición de prisión

A través de su abogado defensor, el destituido camarista federal José Antonio Solá Torino. apeló el rechazo del juez federal Miguel Medina a un pedido de eximición de prisión, que cumple a la espera del juicio oral acusado de cohecho.
El ex juez se encuentra alojado desde el lunes anterior en la delegación local de la Policía Federal, luego que el Jury lo destituyera por mal desempeño en sus funciones.

La apelación de Solá Torino deberá ser tratada por la Cámara Federal de Apelaciones, la que podría hacer lugar y permitir que Sola Torino aguarde en libertad el inicio del juicio oral y público en su contra.

Mientras tanto, el juez federal Nº 2 Miguel Medina, que poseso por cohecho al ex camarista, solicitó que se verifiquen las condiciones del lugar de detención en la Policía Federal.

Ocurre que el lugar tiene carácter de provisorio en función del pedido de eximición de prisión que ya el propio Medina lo rechazó.

Según se supo, el magistrado solicitó al gobierno de la provincia un lugar para un eventual traslado del detenido.

Al parecer, el juez Medina busca un lugar con las comodidades mínimas, para lo que considera una estadía mas larga que la que preveía el propio detenido.

En cuanto a la apelación elevada a la Cámara Federal de Apelaciones, que preside Jorge Luis Villada, este cuerpo tiene que convocar a una audiencia a las partes.

Allí, la defensa y el representante del Ministerio Público, expondrán sus posturas.

Una vez escuchadas las razones, la Cámara decidirá sobre la apelación.

Si accede a ellas, el destituido Solá Torino podrá aguardar el inicio del juicio oral y público en su contra en libertad.

Caso contrario tendrá que seguir detenido, el lugar que determinará el Juzgado Federal Nº 2.

Por unanimidad, el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados destituyó al juez federal de Salta José Antonio Solá Torino, acusado de haber levantado "ilegalmente" la orden de captura que pesaba sobre un narcotraficante que debía estar preso.

Antes de que comenzara el juicio político, la justicia federal lo había procesado por este mismo hecho y había dispuesto el arresto de Solá Torino, que quedó en suspenso porque tenía fueros.

De acuerdo con la causa de Salta, no sólo está acreditado que el magistrado favoreció irregularmente al condenado José Miguel Farfán, sino también que, a cambio, cobró un presunto soborno de 15.000 pesos.

En su fallo, el Jurado de Enjuiciamiento no hizo referencia al supuesto cohecho, pero afirmó que se había demostrado que Solá Torino mintió y violó la ley con el "propósito espurio" de beneficiar a Farfán.

Así, el tribunal consideró acreditado el "mal desempeño", razón suficiente, de acuerdo con la Constitución, para disponer su remoción.

Comentá la nota