Sola de soledad total

Andalgalá (C)- Se trata de la señora María Ramos que domiciliada en inmediaciones del Monumento a Evita en la Avenida 2 de Abril y Mercado y que, prácticamente inválida y ciega, debe soportar la soledad, el hambre, el abandono y la falta de preocupación por parte del estado provincial y municipal.
La mujer, sexagenaria ella, deja pasar los días “oliendo” y escuchando al mundo ya que no lo puede ver ni recorrer por algunas malformaciones físicas, tenía una pequeña pensión la que le fue retirada ya hace bastante tiempo sin que nadie –al menos del ámbito oficial- la ayude, lo que le obliga a vivir prácticamente de la caridad pública ya que al parecer, ni siquiera parientes tiene.

Esta situación se pone gravosa si se considera que en sus años jóvenes fue una activa militante-puntera del mayor partido político, el que también le dio la espalda.

Como si esto fuera poco la pobre y sola mujer debe soportar diariamente la palabra y acción de los niños y jóvenes del Barrio Evita que al parecer sienten placer patológico en molestarla, arrojarle piedras y ofenderla de mil manera, sin que nadie acuda a protegerla.

Desde la delegación del Ministro José Vega se difundió por medios locales, la especie de que la entidad estaría por ayudar a María brindándole la contención y ayuda que necesita. Claro que de promesas estamos llenos y hasta que la misma mujer no nos lo diga, seguiremos reclamando lo que le corresponde en tanto ciudadana, en tanto ser humano, mucho más, con el dinero que NO ES NI DE VEGA NI DE BRIZUELA DEL MORAL, sino de todos los catamarqueños aunque vivamos en Andalgalá.

Solamente aspiramos a que la proximidad de las elecciones y una eventual candidatura, sensibilice a la Delegada de Desarrollo Social (Creemos que si…), que el senador departamental (a) “Pato Criollo”, ni el Monje negro meta sus garfios para que el calvario de esta ciudadana se termine.También vale agregar el olvido hacia esta desafortunada mujer por parte de la intendencia que conduce José Perea, dueño de millonarias regalías.

Así se ve. Así se siente. Así indigna y así se escribe para conocimiento de la comunidad mundial, como para mostrar otra faceta del estado ausente, el mismo estado que conduce el bien llamado “Sandía”.

Comentá la nota