Solá y De Narváez, más lejos de un pacto electoral

Solá y De Narváez, más lejos de un pacto electoral
Un hipotético acuerdo electoral entre los dos peronistas más díscolos y resonantes de la provincia de Buenos Aires está anestesiado al menos hasta marzo y sin diálogo hace dos meses. Incluye al reciente rebelde diputado y ex gobernador bonaerense Felipe Solá que dejó su banca kirchnerista para armar "Nuevo Peronismo", y Francisco De Narváez, empresario y actual diputado por el sector peronista "Celeste y Blanca".
El factor de la discordia es, entre otros, el dirigente histórico Eduardo Duhalde, a pesar de que elogió a ambos y dijo que "van a terminar convergiendo" en un polo anti K dentro del peronismo. "Solá no desecha conceptos e ideas del duhaldismo pero no hay chance de que llegue a las elecciones de la mano de Duhalde", dicen fuentes felipistas.

Con todo, Solá habló ayer con Clarín y sostuvo que "nunca me quise despegar de Duhalde, porque nunca estuve pegado a él, es un hombre que conozco hace muchos años, con experiencia, pero ya estoy grande para tener padrinos", expresó.

De Narváez, en cambio, sigue convencido de que Duhalde es su gran carta para su victoria en las próximas legislativas. En dialogo con este diario, De Narváez fue terminante y dejó en clara su predisposición a un acuerdo electoral. "En el peronismo hay gente que se mueve por convicciones y otros por conveniencia, Solá forma parte de la oposición por conveniencia". Y agregó: "en el espacio que yo dirijo, sólo hay espacio para los peronistas con convicciones".

Otra razón que complica el acercamiento entre ambos es la buena sintonía de Solá con dos ex integrante del gabinete kirchnerista que fueron criticados por De Narváez. Uno es el ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández, con quien mantiene una fuerte relación e inclusive comió en un restorán céntrico la semana pasada. El otro es el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, de quien Solá aceptó consejos cuando el Gobierno decidió la eliminación de las AFJP.

Quien criticó a De Narváez días atrás fue el ex ministro de Justicia y Seguridad de Duhalde, Juan José Alvarez. Ahora ya alejado del ex presidente, Alvarez aprovechó un acto macrista en la provincia para hacer públicas sus diferencias con De Narváez por su acercamiento al duhaldismo en compañía de Jorge Macri, referente del PRO bonaerense.

Justamente, el efímero acuerdo con el PRO en Buenos Aires volvió a reflotar ahora nuevamente en campaña. "Me une el respeto, me gustaría poder ser parte de una expresión más amplia", dijo De Narváez.

Por eso, el pacto por ahora no es negocio, dicen desde las líneas felipistas. De todos modos, ambos tienen en su agenda extensos recorridos por la costa para intentar retener el electorado que los eligió antes. Allí, según ambos lados, se podrían encontrar para barajar de nuevo las cartas de este incierto 2009 y olvidar viejos rencores.

Comentá la nota