Solá minimizó las diferencias con De Narváez

El candidato de Unión-PRO Felipe Solá minimizó las diferencias con su socio Francisco De Narváez, y aseguró que va a "seguir estando" en ese espacio, no sólo porque ése fue su compromiso, sino porque "hay una enorme cantidad de peronistas en la provincia de Buenos Aires que no quieren votar por (Néstor) Kirchner y tienen que tener una opción peronista".
Por otra parte, replicó la dura solicitada que difundió el kirchnerismo para refutar las críticas de la oposición a las candidaturas testimoniales, y sostuvo que "todo aquel que se postula para un cargo y lo va a asumir no es un candidato trucho, el que es trucho es el que se postula para un cargo y no se anima a decir si lo va a asumir o no".

En esa solicitada, el Frente Justicialista para la Victoria exhibió una copia de la boleta que en 2007 encabezó De Narváez y en la cual el dirigente de PRO Jorge Macri se postulaba al mismo tiempo a vicegobernador y a legislador bonaerense.

"Algunos tienen principios y cuando no les convienen, tienen otros", se titula la publicación, que tiene la imagen de la boleta en su espacio central. En declaraciones radiales, Solá acusó al oficialismo de "tener mala fe" y de "macanearle a la gente".

Asimismo, aprovechó para cargar contra el Acuerdo Cívico y Social, que no pierde oportunidad de decir que el kirchnerismo y el frente entre el peronismo disidente y el macrismo son lo mismo.

"Decir que nosotros somos una interna del PJ es una locura, es también tener mala fe", reaccionó el ex gobernador bonaerense, y remarcó que su espacio "no es una interna del PJ, somos peronistas que no tenemos nada que ver con la forma en que Kirchner quiere manejar el país y el peronismo".

Añadió que, por el contrario, "nosotros no queremos como peronistas acompañar a Kirchner a un lugar de encierro del partido, a un lugar de derrota, a un lugar pequeño. Así que no me corran con que esto es una interna, es un intento desde el peronismo de modificar las cosas, un intento acompañado con fuerte peso por el PRO y por Unión Celeste y Blanca".

Luego, Solá minimizó la tensión con su socio De Narváez en el distrito bonaerense por el cierre de listas y por la exclusión que sufre en avisos publicitarios y recorridas proselitistas.

Hoy, De Narváez y la ex jefa de gobierno porteño y candidata Gabriela Michetti iniciaron una mini gira por cinco ciudades bonaerenses sin el acompañamiento del ex gobernador.

Consultado al respecto, Solá admitió esta mañana que con De Narváez "existieron divergencias por el cierre de listas". "Hubo situaciones muy difíciles para mí en ese sentido, pero yo estoy en un espacio en el que me comprometí a estar, voy a seguir estando y mis propósitos son los mismos que me llevaron a unirme a ellos", resaltó.

Solá consideró que las próximas elecciones legislativas servirán "para frenarlo a Néstor Kirchner y su estilo hegemónico de hacer lo que quiera con el país, o al menos para moderarlo, y modificar el país a partir de una oposición bien plantada".

"Ya el Gobierno no tiene espacio para decir 'nosotros o el caos'; eso se acabó, nadie se lo cree", finalizó.

Comentá la nota