Solá se metió de lleno en la campaña y arrancó en la playa

Solá se metió de lleno en la campaña y arrancó en la playa
Pasea por el interior de la provincia su aspiración a ser presidente en 2011.
Antes de tomarse unas breves vacaciones del agitado 2008, ya piensa en el 2011. Felipe Solá reconoció que trabaja por un proyecto político que lo lleve hacia la Casa Rosada. "Me he dado cuenta que no tiene ningún sentido ser candidato a diputado sino es para un proyecto mayor, superador, poskirchnerista sería el término" definió ante Clarín. Solá paseó su aspiración por primera vez en el interior de la provincia que gobernó hasta hace poco más de un año.

Entre cientos de turistas que apuraban el paso por la peatonal Dufaur para ganar un lugar en la playa, Solá, camisa natural y pantalón sport claro, contrastaba en la soleada, aunque fresca, mañana de Monte Hermoso, sobre la costa del sur bonaerense. "Nadie me preguntó qué andaba haciendo por acá, por lo que ya tienen asumido que estoy en campaña" reflexionó. Solá viajó al balneario a reunirse con dirigentes afines y testear sus últimos pasos políticos entre la gente que veranea en el balneario, a poco más de cien kilómetros de Bahía Blanca. "No soy un opositor más" explicó a quien quisiera escucharlo en el centro montehermoseño al que también recorrió el sábado por la noche. "Soy uno de los que creyó y se entusiasmó con el gobierno de Kirchner. Pero yo me quedé en ese lugar y ellos se fueron, primero de mí y después de la mayoría en 2008" analizó. Las consultas de los veraneantes se dirigieron a la recrudecida protesta del campo, algo lógico en una zona rodeada de miles de hectáreas golpeadas por la baja rentabilidad y la falta de lluvias. "Estoy muy impresionado del nivel de bronca e impotencia que encontré en el campo, mucho mayor que en plena protesta del año pasado. Esta es más dramática" aseguró.

"Lo peor es la absoluta falta de diálogo con el Gobierno que nos va a llevar a un conflicto mucho más feo que el anterior a menos que haya alguna reacción". Y recomendó que en lugar de hacer muchos anuncios "y gastar en cohetería con medidas unilaterales, tome unas pocas y de común acuerdo con los productores. Lo van a tener que hacer tarde o temprano".

Sobre el armado para 2011, prefiere no hablar de límites con nombre y apellido. "Quiero una Argentina menos crispada, muy flexible y comprensible con la heterogeneidad que tiene hoy y con más diálogo" .

Después almorzó una abundante picada frente al mar, coronada con un habano. Desde allí, oteó el horizonte y también el "largo y duro" camino hacia el 2011.

Comentá la nota