Solá y Macri negocian un posible frente electoral

Solá y Macri negocian un posible frente electoral
Coinciden en que ya está cerca un acuerdo para Buenos Aires
El diputado justicialista disidente Felipe Solá (Buenos Aires) tiene dos obsesiones en mente: ser candidato a presidente en 2011 y batir al kirchnerismo en territorio bonaerense en las próximas elecciones legislativas. Para ello impulsa un frente electoral en el que confluyan el peronismo no kirchnerista y aliados extrapartidarios en el principal distrito del país.

Con ese fin, Solá -que competirá como candidato a diputado nacional en octubre- y los suyos comenzaron hace un tiempo a tender puentes hacia la fuerza que lidera el jefe de gobierno porteño y líder de Pro, Mauricio Macri. Los primeros contactos resultaron, hasta ahora, auspiciosos, según deslizaron fuentes de ambos sectores.

"Un peronismo nacional unido, para ganar en las próximas elecciones legislativas, tiene que competir en un frente, y en ese frente bien puede estar Macri", enfatizó Solá a LA NACION.

Fuentes cercanas al diputado bonaerense indicaron que, hasta el momento, los contactos con el macrismo han sido incipientes y que nada está cerrado aún. "Es temprano para acordar nada, pero las intenciones están y vemos que hay buena predisposición [en el macrismo]", aseguran.

Justamente, anteayer Macri abonó la posibilidad de un acuerdo con el peronismo no kirchnerista.

"Se podría. Con Francisco [De Narváez] ya hemos estado en una elección, con Felipe he estado dialogando últimamente. Tuvimos un bache cuando fue militante kirchnerista, pero todavía estamos en conversaciones preliminares".

Y agregó: "Esperemos sumar todo lo que se pueda". Aludió así al un frente que podrían conformar esos sectores en las próximas elecciones.

El nexo entre Macri y Solá en el bastión bonaerense es el primo del jefe de gobierno porteño, el diputado provincial Jorge Macri, quien aseguró que con Solá "hay una buena relación", pero aclaró que los diálogos por ahora son "iniciales".

Campaña nacional

En declaraciones a una radio porteña, el diputado Solá elogió al líder de Pro al señalar que "es un tipo maduro" al que ve "con una sana ambición".

Según el diputado nacional, "en el primer cordón de Buenos Aires, Macri tiene mediciones importantes en las encuestas". Pero aclaró: "Todavía no me senté a hablar en serio de varias cosas: de política y de discurso, especialmente".

Mientras Solá afila las negociaciones con el macrismo, continúan los intentos para unificar al peronismo disidente en el distrito bonaerense. Sus dos figuras más relevantes, Solá y el también diputado nacional De Narváez todavía no arribaron a un acuerdo, aunque ambos reconocen la necesidad de unir fuerzas si en verdad se pretende doblegar al kirchnerismo.

Por lo pronto, el objetivo de Solá es instalarse como candidato presidencial del poskirchnerismo, y nacionalizar la campaña legislativa de este año. "El peronista que no quiere a Kirchner necesita una opción, y no hay que esperar a 2011 para eso", deslizan quienes apoyan la candidatura presidencial de Solá.

"Hay una gran cantidad de kirchneristas que han dejado de serlo. No pienso en hombres políticos, sino en el pueblo: los que lo votaron, se entusiasmaron con el crecimiento y con algunas políticas de Kirchner -enfatizó ayer Solá-. Después vieron que se rifaba eso y se quedaron desilusionados. Esa gente hoy no tiene claramente a quién votar en la provincia de Buenos Aires."

Cumbre disidente en Mar del Plata

* El sindicalista Luis Barrionuevo convocó para mañana a una cumbre de peronistas disidentes en Mar del Plata, a la que están invitados Eduardo Duhalde, su esposa, la senadora Hilda González, y el diputado Francisco de Narváez. También esperan a emisarios de Carlos Reutemann y José de la Sota.

Comentá la nota