Solá llamó al campo a resolver el conflicto "venciendo a Kirchner".

El segundo candidato a diputado bonaerense por Unión-PRO, Felipe Solá, descartó ayer que el Gobierno vaya a corregir su política de enfrentamiento con el campo y convocó al sector a poner fin a ese pleito de la única manera que él cree posible, que es "derrotar a Néstor Kirchner".
Rodeado de productores que participaban del Congreso Anual de CRA, el ex gobernador también vaticinó que los argentinos van a sentir muy pronto las consecuencias de esas políticas. "La carne va a aumentar muchísimo dentro de un año y medio o dos", avisó.

Solá participó del panel político de este congreso, que también contó con el senador socialista santafesino Rubén Giustiniani y el jefe del bloque de diputados de la Coalición Cívica, Adrián Pérez. La fotografía de dos precandidatos peronistas para 2011 que muchos esperaban, la de Solá junto Carlos Reutemann, quedará para otro momento. El santafesino avisó a último momento que no sería de la partida.

"Estamos frente a un fenomenal problema político. La concepción del Gobierno no va a cambiar y seguirá considerando a los productores como un partido de la oposición. Entonces no hay que hablar de políticas erradas del Gobierno. Tendremos una batalla formidable a excepción de que el 28 de junio el candidato Néstor Kirchner pierda en la provincia de Buenos Aires", enfatizó Solá.

El ex funcionario instó así a los chacareros a votar por la única fórmula que podría darle batalla al kircherismo en su principal bastión electoral, la que encabezan él y Francisco De Narváez. La apelación a "un voto útil" no es antojadiza, ya que la tercera fuerza en disputa, el Frente Cívico y Social, ha sido mucho más generosa que Unión-Pro para abrir sus listas a candidatos del sector.

Adrián Pérez trató de atenuar la ofensiva de Solá, quien tiene una larga relación con el sector agropecuario. Pero el representante del Frente Cívico y Social coincidió con su rival en que "es insensato esto de pelear contra un sector. Tenemos que pelear todos por un país más digno para vivir", señaló.

Solá avisó que la ganadería vacuna está "en situación de desastre" que implicará una fuerte caída de la producción de carne a partir del año próximo.

Comentá la nota