Solá se despegó de Macri y dijo que quiere ir por la Presidencia

También le pegó a De Narváez. Aunque cree que serán aliados en el Congreso.
El diputado nacional Felipe Solá se anotó ayer en la carrera presidencial para el 2011. Lo hizo sin ahorrar críticas para sus socios de Unión PRO, Mauricio Macri y Francisco De Narváez.

Primero admitió con una sonrisa que le "gustaría mucho" ser candidato a presidente", y de inmediato descartó que pudiera entonces terminar apoyando una probable postulación del actual jefe de Gobierno porteño.

"Si me preguntan si voy a apoyar la candidatura de Macri, digo no. Me parece que el país de Macri del futuro es distinto al que yo imagino. Sin embargo, me parece que tiene buena voluntad", expresó.

La respuesta vino a cuento de las dudas que se abrieron a principio de año, más precisamente el 11 de febrero, cuando Macri, Solá y De Narváez se asociaron para derrotar -como finalmente ocurrió-- al kichernismo en las elecciones legislativas del 28 de junio.

"Ese mismo día varios periodistas me preguntaron qué pasaba si Mauricio Macri era candidato a presidente y yo quería serlo también. Y yo dije: 'puede ser que de un mismo ámbito salgan dos candidaturas a presidente'", recordó Solá. "Está absolutamente pensado que podía ser así y eso no nos va a separar en la vida cotidiana", enfatizó.

Como viene haciendo desde hace varias semanas, Solá fue muy duro con De Narváez, su ex compañero de fórmula en las últimas elecciones. Cuando le preguntaron cómo se llevaba con él, usó una curiosa metáfora para describir la relación. Dijo que estaban "como la luz de giro": "Prende, no prende, prende, no prende".

"Tenemos una relación más difícil", comparó Solá su vínculo con De Narváez. "Macri es más llano que De Narváez, que es un hombre que tiene una voluntad firme y tiene su carácter y yo también tengo el mío", contó en el programa de TN Desde el Llano.

A pesar de las ironías y las críticas ideológicas que les hizo a sus socios políticos, Solá ratificó que la alianza con ellos permanecerá intacta, al menos en el plano legislativo. "Existe la alianza", respondió cuando le preguntaron por la manutención de ese espacio.

"En el Congreso va a haber un bloque en el que vamos estar juntos De Narváez y yo que somos peronistas y vamos a trabajar muchas leyes de común acuerdo con el PRO. Sin el prejuicio de críticas que puede haber, algunas de mi parte, vamos a cumplir con el compromiso asumido", sostuvo.

El ex gobernador bonaerense cuestionó además la reforma electoral propiciada por el Gobierno. "Es una ley que establece un verticalismo muy fuerte, claramente beneficiosa para los partidos que tienen muchas afiliaciones y que deja en manos del Gobierno las altas y bajas en los padrones".

También criticó Solá las restricciones a la "propaganda partidaria" de campaña y reivindicó el uso del "voto electrónico".

Comentá la nota