Solá: "Debemos ser mayoría en el Congreso", luego de estas elecciones

El candidato a diputado nacional por Unión-PRO estuvo ayer en Pergamino. En rueda de prensa el actual legislador manifestó cuáles son las posibles soluciones ante los problemas que involucran al sector agropecuario.
Ayer en horas del mediodía y tal como estaba pautado arribó a nuestra ciudad el candidato a diputado nacional por Unión-PRO. La visita a Pergamino se realizó en el marco de la recorrida que el postulante efectúa en las distintas localidades del territorio bonaerense.

Cerca de las 13:00 Felipe Solá llegó a la sede de San Nicolás 829, acompañado de Marcelo Pacífico, representante local de dicho partido. Luego el actual legislador nacional brindó una conferencia de prensa a los medios presentes.

- En su recorrida por la provincia ¿Cuál es la mayor necesidad que avista en la gente?

- La gente está enojada y confundida por el tema de las elecciones porque tantas discusiones alrededor de las candidaturas testimoniales ha generado una confusión. La gente se entera de las elecciones a medida que se aproxima el tiempo de votar. El hecho de que haya muchos candidatos ha generado una gran confusión. De todas maneras me parece que la gente va a votar mirando sobre todo para arriba. Por Kirchner o por De Narváez-Solá o por Margarita (Stolbizer) y Alfonsín. Creo que las elecciones están nacionalizadas por la presencia insólita del ex presidente como candidato a diputado que es una muestra clara de debilitamiento de lo que fue un oficialismo fuerte antes. Está tan debilitado el Gobierno que un ex presidente "baja" a ser diputado por una provincia que no es la suya. Un gobernador que no llega al año y medio de gestión y que tiene una provincia muy gravemente problematizada, arriesga a ser segundo diputado cuando además la Constitución le prohíbe claramente asumir. No puede asumir salvo que renuncie. Es una fuga de Scioli al mandato de la Provincia o es una candidatura trucha. Kirchner ahora se quiere hacer el bueno cuando la gente ya ha perdido la confianza y el adelanto de las elecciones son todas formas que tiene para tratar de explicar lo inexplicable.

- Usted conoce la realidad del sector agropecuario, trabajando en el Congreso ¿Cuáles son las medidas que trataría de llevar adelante para favorecer a este sector?

- En primer lugar hay que hacer una ley agraria por año, que establezca que todos los años debe ser revisada la ley como hace Estados Unidos, porque todos los años hay cambios de precios, hay circunstancias prismáticas diferentes. Una vez por año debe haber un organismo mixto ya que no tenemos un Congreso con tanta fuerza que haga una revisión de la situación y a través de la cual se decida cómo va a ser el año agrícola. Esto podría ser en marzo o abril que es cuando se empieza a perfilar la siembra que se realizará. Por otro lado en esa política agrícola hay que tener en cuenta la necesidad de rotación, si debe premiarse al maíz o a la soja, cuáles son las situaciones reales que se dan. Hay que contemplar la situación de la gente que lucha por sembrar que son pequeños productores que además se enfrentan, en el alquiler de los campos, con los pules.

En cuanto a la ganadería, Argentina es uno de los patrimonios productivos más destruidos en esta etapa porque estamos ante la peor liquidación de los últimos 50 años de la hacienda vacuna. Se está liquidando novillo liviano, se está vendiendo todo porque se acabó el campo y llega el invierno pero además del campo se acabó la plata. La gente a la que le falló la agricultura muchas veces ahorra con las vacas pero ahora las vende para pagar cuentas y deudas. Los feedlots están sacando hacienda liviana. El criador está destruido porque no tiene campo y no tiene plata. Una jaula de vaca conserva enviada a Liniers tiene que pagar el 35% de fletes por el bajo valor de la mercadería. Si una persona vende un ternero de 160 kilos a 2,70 pesos y lo cobra a los noventa días como ocurre, con la invernada se lo compra a un feedlot a 90 días le pone 100 kilos lo vende a 3,60 pesos, lo cobra mucho más rápido y recién cuando lo va a pagar al criador la cuenta que hemos hecho es que la persona con lo que recibe de su ternero va y se compra 14 kilos de bife del ternero que vendió.

- ¿Cuál es la salida?

- Tiene que haber primero una recomposición del stock que ha perdido 7 millones de cabezas desde 2006 hasta ahora. Vamos a tener un encarecimiento de la carne muy grande por eso vamos a tener que hacer una fortísima ley de comercialización de la carne.

- Los sondeos indican que ustedes se hacen más fuertes en el sector agroindustrial pero se les complica entrar en el Gran Buenos Aires ¿Cómo se podría modificar ese contexto?

- No se nos complica entrar en el Gran Buenos Aires lo que pasa es que hay una zona en la que la gente tiene muchos problemas y depende del Gobierno. Allí hay todo un armado discrecional de clientelismo que es con el que nosotros no podemos luchar tan fácilmente. Cuando se dice que gana el Gobierno o viene el caos, el caos es que no le van a dar los planes, los bolsones de comida y la asistencia necesaria, quiero decir con esto que hay una especie de electorado que tienen bastante cautivo.

- ¿Qué es ser peronista en este momento teniendo en cuenta que Kirchner se dice peronista y ustedes también?

- El peronismo es muy amplio, tiene una doctrina que es muy sencilla y tiende a abrir. Esta es una cuestión de sentimiento. Si usted piensa que la injusticia social lo indigna es mucho más peronista que el presidente del partido. El peronismo se siente, es la práctica cotidiana de ayudar a la gente a resolver los problemas que tienen. El peronismo no es ir contra la producción porque mucha gente está hoy sin trabajo por la actitud del Gobierno. El peronismo no es dividir al pueblo. Perón dijo que "para un argentino no hay nada mejor que otro argentino" cuando volvió y le ofreció la vice-presidencia a Balbín. El peronismo es abrir. Si el peronismo no es unidad nacional no sirve para nada porque la gente está harta de la confrontación.

- ¿Hay alguna posibilidad de terminar con el kirchnerismo?

- Debemos ser mayoría en el Congreso aprovechando estas elecciones. Expresar al Gobierno el hartazgo, buscar que vuelva a la Provincia la plata que se quedó en el Estado nacional. Las provincias en 2008 cobraron el 31,7% de los ingresos cuando la Constitución dice por lo menos el 34%. No podemos modificar la Ley de la Coparticipación porque basta con un gobernador que diga que no, para que no se pueda votar pero podemos generar algún sistema para que la base de la coparticipación primaria sea mucho más grande. Hoy los intendentes están atados de pies y manos como si la plata no fuera de todos. Nos han hecho olvidar que la plata es de todos. No se puede mentir a todo el mundo todo el tiempo. El modelo ni acumula más, ni distribuye más, ni incluye más. Antes era el modelo de acumulación, distribución e inclusión. Hoy no existe la confianza. La distancia entre ricos y pobres es hoy la misma que en 1998. El modelo excluye.

- ¿Quién gana las elecciones el 28 de junio y por qué?

- Ganamos nosotros en una elección muy reñida donde hay un 15% de la gente que no se ha definido. Ganamos por potencia, creo que aporta mucho el hecho de que Francisco De Narváez sea nuevo y la combinación de la novedad con la experiencia de Macri. Nos aporta la gestión de Macri en Capital. Ganamos porque la gente busca siempre oxígeno, busca cambiar. El Gobierno generó una atmósfera enrarecida.

Comentá la nota