Solá criticó con dureza la estatización de empresas.

"Es imposible atraer inversiones con este clima de incertidumbre", dijo.
Una locura". Distanciado sin retorno del kirchnerismo y a punto de enfrentarlo en las urnas en dúo con Francisco de Narváez, así se pronunció ayer Felipe Solá para marcar su posición frente a la posibilidad de que Argentina avance hacia un proceso de estatización de empresas.

Aunque no habló específicamente de la experiencia de Venezuela, el diputado dio a entender que el parecido con el modelo de Hugo Chávez no es una buena señal. "Hay que reconstruir en el país otro clima. Es imposible atraer inversiones con este clima de incertidumbre. Hay mucha gente de otros países que quiere invertir, pero no van a venir si no cambiamos el clima".

En una recorrida proselitista por Carmen de Areco, Salto y Colón, Solá se metió de lleno en la pelea que separa al Gobierno, y a Néstor Kircner en particular, del grupo Techint. "No digo que haya que arrodillarse, sino crear un clima de mayor seguridad. Si no cambia el clima, la economía no cambia, no crece", manifestó.

El nuevo roce entre la Casa Rosada y el holding de la familia Rocca disparó las preguntas durante las visitas de campaña. El ex gobernador no se detuvo en su rosario de críticas. Dijo: "Este Gobierno ya ha perdido la capacidad de dar certidumbre. La única capacidad que muestra es la de defenderse a sí mismo. Es capaz de fortalecer la caja, fortalecer la cuestión fiscal, no entrar en déficit, pero descuida a los argentinos".

Solá, quien se distanció de Kirchner y Cristina en medio del conflicto con el sector agropecuario, apuntó que el oficialismo "no sólo no tiene una política para el sector del campo, sino que además lo tomó como un partido opositor y lo trata de esa manera". El candidato número dos en la lista bonaerense del PJ disidente advirtió: "Ahora parece que quieren tomar a los industriales también como un partido opositor. Quieren ir contra la industria y a lo mejor quieren llegar a intentar formas de estatizar industrias".

¿Avanzará Argentina efectivamente en ese proyecto? "Sería espantoso -opinó Solá-. Una cosa es un servicio público privatizado que esté andando muy mal y se decida estatizarlo porque no se puede seguir así y otra cosa es estatizar una empresa que produce bienes para el mercado. Eso es una locura. Es lo mismo que si mañana dijeran que van a estatizar los campos".

Más distendido, el candidato también se tomó un minuto para hablar de la polémica por el uso de la Marcha Peronista: "Hugo del Carril se sentiría orgulloso por lo que hizo su hijo".

Comentá la nota