Una sola comuna cumplió con la ley durante 2006.

Peritos judiciales evaluaron la anterior gestión, a cargo de Mansilla.
Un reciente informe elaborado por dos peritos contables, que ya está en manos del fiscal de Instrucción Penal de la II Nominación, Carlos Albaca, reveló el desorden que reinaba en 2006 en las comunas rurales respecto del manejo de los fondos públicos.

Los especialistas Roberto Jauffroy y María Elena Lampa evaluaron, por pedido de la fiscalía, toda la documentación referida a las rendiciones de cuentas de las 93 comunas rurales. El estudio se efectuó en el marco de la causa caratulada “Mansilla Sergio, sobre incumplimiento de los deberes de funcionario público”, que presentó el dirigente radical opositor Ariel García.

Tras analizar los biblioratos que contienen las rendiciones de cuenta bimestrales, los peritos determinaron que, de las 93 comunas, sólo una presentó la documentación en tiempo y en forma. En este caso, se trata de la comuna de Esquina y Mancopa. Pero lo que más alarmó al fiscal Albaca es que hubo cuatro comunas rurales que no presentaron ninguna documentación sobre rendiciones de cuenta durante todo 2006. En esa lista de incumplimientos figuran las comunas de El Chañar, Villa Chicligasta, Yerba Buena y Arcadia. Esta última era administrada, en aquel entonces, por el actual legislador oficialista José Alberto Conte.

Al ser consultado por LA GACETA, Conte dijo que por razones de salud había pedido licencia en la administración de esa comuna. “Mucho antes de 2006, dejé el cargo, porque tuve problemas de salud. Mientras yo estuve a cargo presenté toda la documentación. Después llegó Alberto Rodríguez, pero no sé qué hizo”, aseguró.

Obligación legal

La Ley de Comunas Rurales (7.350) establece la obligación que tienen los comisionados rurales de rendir cuentas de sus actos. “Elevar a la Secretaría de Estado de Coordinación de Municipios y Comunas Rurales, dependiente del Ministerio del Interior, hasta el 10 de cada mes correspondiente, el balance de Ingresos y Egresos del bimestre anterior a los efectos de su aprobación -se expresa en el artículo 19 de la norma-, sin perjuicio de la competencia del Tribunal de Cuentas”.

Además, se determina que la rendición anual está dividida en seis etapas, desde el primero al sexto bimestre. En el calendario de obligaciones para los comisionados rurales quedaron establecidas las fechas de vencimiento de presentación de cada documento. De ese modo, el primer bimestre vence el 10 de marzo; el segundo, el 10 de mayo; el tercero, el 10 de julio; el cuarto, el 10 de septiembre; el quinto, el 10 de noviembre; y el sexto, el 10 de enero del año siguiente.

El cotejo de las fechas

El informe de los peritos, al que accedió LA GACETA, es contundente sobre el incumplimiento que se registró en 2006. “Hemos procedido a cotejar las fechas informadas por la Secretaría de Coordinación de Municipios y Comunas con la fecha estampada mediante el sello de recepción de cada uno de los bimestres”, explicaron los contadores.

La evaluación pericial también determinó que de las 93 comunas rurales que hay en Tucumán, un total de 89 presentó la documentación (rendición de cuentas), aunque fuera de término. Inclusive, figuran dos administraciones rurales aún con bimestres adeudados, como en los casos de El Cadillal y de Manuel García Fernández.

También se supo, según lo plasmado en ese informe, que apenas tres comunas rurales presentaron, al menos, un balance bimestral en tiempo y forma durante 2006. En este caso se trata de las comunas de El Mojón, Las Cejas y Santa Ana.

Comentá la nota