Solá, un artífice para frenar a Kirchner en el camino a 2011

Solá, un artífice para frenar a Kirchner en el camino a 2011
El día en que la oposición logró derrotar al oficialismo en la Cámara de Diputados Felipe Solá sintió un alivio tremendo. "Me saqué una mochila de encima", dijo esa noche.
Repitió la frase esta semana en una reunión privada. Hacía meses que preparaba su llegada al Congreso. Conduce un bloque con 30 legisladores y consiguió ser el "artífice peronista" de la derrota kirchnerista. Negoció con el radical Oscar Aguad, con Carrió y con el diputado del PRO Federico Pinedo. Y habló con Agustín Rossi, jefe de la bancada oficialista. "El discurso de Rossi mostró que les dolió la derrota", comentó el ex gobernador.

Ese día Solá cruzó una mirada dura con Kirchner. "Creo que él también me miró. Aplaudió cuando juré; yo hice lo mismo", relató Solá.

Además de quedarse con la conducción del espacio del PJ disidente, Solá sumó una relación política inesperada: se acercó a Elisa Carrió, jefa del bloque de diputados de la Coalición Cívica. Acordó con "Lilita" el plan A y luego el plan B que la oposición ofreció al oficialismo por las nuevas autoridades de la Cámara. Se reunieron muchos días antes del debate. Una vez fue en el departamento de Carrió. En un momento de la sesión de Diputados, cuando Kirchner se resistía fuera del recinto a aceptar el acuerdo, Carrió se plantó. "Basta. Si ellos no bajan votemos y ya", dijo. Solá sostenía lo mismo. "Si hay que bancar la más dura, yo banco pero podemos perder todo", explicó luego Solá. Después ambos cedieron la vicepresidencia segunda al oficialismo para priorizar el acuerdo opositor que se votó.

"Todavía no podemos decir que se ha formado una pareja", dijo en broma el diputado del peronismo federal. Solá y Carrió buscan hoy consolidar sus coincidencias.

Los presidentes de los bloques opositores hablan más seguido de lo que se sabe. Una de las últimas cosas que decidieron Aguad, Carrió, Pinedo y Solá es mantener la actividad parlamentaria en el verano: van a hacer funcionar las comisiones, como la de Asuntos Constitucionales que presidirá Graciela Camaño.

Solá se había quejado el miércoles porque su bloque no tiene oficina y ni le asignaron gente. "Les pido se solidaricen conmigo soy la tercera fuerza. Quiero un trato igualitario", reclamó Solá en la reunión.

Hoy es el principal negociador peronista en la oposición. Tiene reuniones todo el tiempo y su celular no para de sonar. Según sus allegados, en su oficina porteña "Felipe" -como le dicen todos- ya prepara las recorridas que hará en el país para construir su candidatura presidencial para 2011.

Tiene acordado que se verá con Eduardo Duhalde cuando éste regrese del exterior. "No puedo ser candidato sin Duhalde", ha dicho Solá en la intimidad. El ex presidente y el ex gobernador bonaerense hace un tiempo que retomaron una relación que sufrió algunas fisuras. El día de la sesión en Diputados, Solá mantuvo una conversación breve con Duhalde, quien seguía desde Nueva York el debate. Alfredo Atanasof fue el que le pasó el teléfono a Solá. "Felipe vamos para adelante", dijo el ex presidente y el diputado le contó algunos detalles.

Como hace cuando habla por celular, Duhalde no dio precisiones pero lo importante era el gesto. De todos modos, Solá espera que los que siguen a Duhalde, como Camaño, se sumen al "peronismo federal". Solá llama a ese grupo el "peronismo silvestre": "Crecen al lado de la ruta y dicen no tienen padrinos. Pero detrás están Duhalde, Barrionuevo, Das Neves, De la Sota.".

El ex gobernador tuvo otra conversación el día de la sesión en Diputados. Habló con el vicepresidente Julio Cobos que estaba interesado por saber cómo estaban los números y cómo iban las negociaciones para que triunfe el acuerdo.

Solá tiene una buena relación con Cobos pero jura que su destino está en el PJ y que no será su candidato a vice. Reutemann es aún una incógnita. "El Lole está podrido. A cada reunión que va todo el mundo le pregunta: "Y Lole, ¿vas a ser o no vas a ser candidato? Por eso habla sólo con los que no lo hostigan", contó uno de sus allegados. Uno de ellos es Solá y el otro es el senador Juan Carlos Romero. Solá aseguró en las últimas horas que tiene el apoyo de Reutemann para avanzar con el plan peronista para frenar al Gobierno y que Kirchner no se quede con la candidatura del PJ. "Me siento respaldado por Reutemann", suele decir Solá.

Una información de última hora indica que Reutemann habría echo un comentario sobre el futuro: "A Obeid no le da para la gobernación". En el lenguaje de "El Lole" significa no descartar la gobernación de Santa Fe en 2011. Sólo él sabe el final de la historia.

Entre los planes peronistas existe una idea que ya se conversó en privado en las últimas horas: plantear la pelea por la presidencia provisional del Senado. El Interbloque Federal (14 senadores que agrupan a los peronistas anti-k) va a proponer a Romero.

La situación es compleja: el kirchnerismo es la primera mayoría y no está dispuesto a ceder espacios en el Senado.

La discusión recién será en febrero pero el plan empezó a diseñarse en secreto.

Hoy la presidencia provisional del Senado está en manos de José Pampuro que, aunque en privado es crítico, es oficialista. En la noche del jueves hubo una cena entre algunos senadores del PJ anti-K y Solá para hablar de la disputa en el Senado. Fue en el departamento de Ramón Puerta, sobre la avenida Libertador. El anfitrión cocinó pastas. En un momento llamó Reutemann: dijo que no podía llegar pero prometió su apoyo, según contaron dos de los que estaban en el lugar. La comida se extendió un rato más.

"Podrían haber sido más duros pero se dejaron llevar por Carrió", dijo un legislador del PJ anti-K sobre la decisión de la oposición de no disputar la presidencia de Diputados. "En el Senado podemos jugar más fuerte", sugirió un diputado en otra reunión.

En los próximos días los senadores del Peronismo Federal sondearán el ánimo de los senadores de la UCR. Los radicales están enojados con Miguel Angel Pichetto que negó un acuerdo para distribuir las comisiones en el Senado.

Las miradas se concentran en dos peronistas: Carlos Verna y María de los Angeles Higonet de La Pampa. Son los senadores del PJ que podrían definir las votaciones el año próximo ante un escenario de paridad entre oficialismo y oposición. Romero ya habló el jueves en reserva con Verna y le contó que quieren pelear la presidencia provisional.

Puerta es otro promotor de la idea: él fue el presidente provisional del Senado en gobierno de Fernando de la Rúa. Cuando De la Rúa renunció, Puerta fue presidente y acordó con Duhalde la salida de la crisis institucional.

Solá dice que es un tema de los senadores del PJ anti-K.

Sobre el fin de semana circuló un dato: la UCR apoyará que la presidencia provisional del Senado sea para "cualquier senador de la oposición".

El peronismo federal buscará quedarse con ese cargo.

Cobos es quien está en la cima del poder del Senado. Hace tiempo que para los Kirchner el vicepresidente ya no es más un hombre "del proyecto".

Comentá la nota